Varias provincias aceleran toma de deuda por más de u$s1900 millones

Sin fecha precisa, pero con una proyección global cercana a los 39 mil millones de pesos, más de 1.900 millones de dólares, los gobiernos de Buenos Aires, Mendoza y Santa Fe se preparan para salir al mercado financiero.

 

 

La señal de largada la dieron ayer, casi en simultáneo, a través de la formalización de los trámites burocráticos que habilitan la operatoria, tanto si se piensa en el mercado local como en el internacional. Y en todos los casos está previsto que los fondos que se obtengan se destinen a obras de infraestructura, en la previa al electoral 2019.

El Gobierno de María Eugenia Vidal habilitó a su ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, a avanzar en la ingeniería financiera para una primera colocación por hasta $22 mil millones, casi un 40% de los 58.890 millones de pesos autorizados en el Presupuesto de este año. La resolución de Economía publicada ayer en el Boletín Oficial aprueba los términos y condiciones generales, entre los que se cuenta la selección de los bancos Galicia y Buenos Aires S.A, Itaú Argentina S.A, Citicorp Capital Markets S.A. y HSBC Argentina S.A. como agentes colocadores bajo legislación argentina, y al Bapro como agente en la emisión local.

El año pasado, la Provincia realizó tres operaciones: la primera, en febrero en el mercado internacional, por un total de 1500 millones de dólares y a una tasa del 6,6% y el 8,1%; la segunda, en mayo en la plaza local, por 15.182,4 millones de pesos y a una tasa del 15% anual; y la última, en julio, por 500 millones de euros, lo que representó, además, el retorno de este distrito a la diversificación de moneda.

Otra provincia decidida a captar fondos del mercado global para cubrir sus necesidades de financiamiento es Mendoza. Tal como le anticipó a este diario el ministro de Economía, Martín Kerchner, el Gobierno de Alfredo Cornejo dio ayer un paso clave, al publicar el decreto que llama a licitación para definir al o los agentes financieros que llevará adelante la colocación de más de 6.500 millones de pesos y 17 millones de dólares.

La administración cuyana tiene autorización presupuestaria por 4 mil millones de pesos para refinanciar vencimientos de deuda, y un saldo restante para destinar a obras de infraestructura.

El tercer caso corresponde a Santa Fe. La administración del socialista Miguel Lifschitz -que en simultáneo espera la inyección de unos $51.520 millones correspondientes a la deuda de Nación por la retracción de fondos coparticipables para financiar a Anses- avanzó en el envío al Banco Mundial de la denominada “carta mandato”, en la que solicitan formalmente una línea de crédito de 300 millones de dólares para destinar a obras en municipios y comunas.

El crédito deberá tener un plazo mínimo de amortización de seis años y una tasa no superior a la que paga la Provincia por la emisión de títulos de deuda internacional, es decir un interés cercano al 7%. Resta, sin embargo, el visto bueno del Gobierno nacional.

El propio Lifschitz terminó de cerrar el acompañamiento del BM durante la visita que realizó en diciembre a la sede de esa entidad en Washington, acompañado por legisladores provinciales de distintos signos políticos. La gestión la había iniciado el capitán de las finanzas santafesinas, Gonzalo Saglione, en la reunión del directorio del Banco Mundial en la India.

La importancia de la presencia de Buenos Aires y de Mendoza en el mercado financiero renueva el interés de los inversores en los instrumentos provinciales, una alternativa de financiamiento que, pese a estar atada a los embates de la deuda soberana, puede llegar a resistir mejor las turbulencias de los mercados.

 

 

 

Fuente | Ambito.com