U$s 30 mil millones de inversión por año, una de las promesas de Scioli

scioli_operab

Lo anunció hoy en un acto con gobernadores. También habló de bajar la inflación a un dígito de manera «gradual».

Daniel Scioli prometió hoy devolverle el IVA a los jubilados que cobren la mínima y a los beneficiarios de planes sociales como la Asignación Universal por Hijo o el plan Progresar. El candidato presidencial por el oficialismo lo anunció durante el acto que encabezó esta tarde en el Teatro Ópera, junto a todo su equipo económico, gobernadores, empresarios y sindicalistas.

El mandatario bonaerense apareció puntual a las siete de la tarde sobre el escenario, mientras dos cuadras más lejos Sergio Massa lo “esperaba” postergando el inicio de su propio evento en el Teatro Broadway.

La explícita escenografía incluía a un grupo de personas “disfrazadas” de operarios industriales, con mameluco y casco amarillo, y referentes con la bandera de los pueblos originarios, acaso representando su postura de incluir a “todos los sectores”.

En el estrado lo acompañaban sentados su vice de fórmula, Carlos Zannini, y sus pares de las distintas provincias, que podrían figurar en un eventual gabinete sciolista: Sergio Urribarri (Entre Ríos), José Urtubey (Salta), Maurice Closs (Misiones), Jorge Sapag (Neuquén), Paco Pérez (Mendoza), José Luis Gioja (San Juan), Alberto Weretilncek (Río Negro), Catamarca (Lucía Corpacci) y Beder Herrera (La Rioja).

En tanto, el gobernador electo de Tucumán, Domingo Peppo, fue presentado por el propio Scioli, que lo hizo subir al escenario mientras el público lo agasajaba con un ruidoso aplauso.

Otro que recibió la ovación de los presentes fue Juan Manzur, a quien la Corte Suprema de Tucumán consagró como ganador, tras la denuncia judicial que impulsó la oposición por irregularidades durante los comicios.

Fue notable la ausencia de La Cámpora, el secretario General de la presidencia, Eduardo “Wado” de Pedro, fue el único integrante de la agrupación de Máximo Kirchner que se subió al escenario.

El clima en el teatro respiraba la euforia que regresó al oficialismo de la manos de las últimas encuestas que ubican a Scioli a tiro de ganar en primera vuelta, así como la alegría por la victoria en el Chaco y el fallo de Tucumán. Lejos de las caras largas de semanas atrás, ahora los dirigentes no paraban de abrazarse, saludarse, sacarse fotos y cruzar bromas por el mal momento de Macri, golpeado por el caso Niembro.

El slogan del acto fue “Encuentro para el desarrollo argentino” y Scioli aprovechó para dar algunas definiciones de lo que será su programa económico si llega a la Casa Rosada.

Por eso sus equipos técnicos figuraron en la primera fila desde abajo. Estaban Diego Bossio, Aldo Ferrer y Pepe Scioli, y detrás Miguel Bein, Miguel Peirano, Silvina Batakis, Mario Blejer y Rafael Perelmiter. También se lo pudo ver a Gustavo Marangoni.

En un discurso sin fisuras, el gobernador habló de reducir la inflación a un dígito pero “de manera gradual nunca a costa del ajuste, sino con más y mejor crecimiento”. En ese sentido, reiteró que buscará la “repatriación de capitales” y propuso crear una “organización público y privada para lograr un flujo de inversión”.

En este punto calculó que vendrán unos U$S30 mil millones por año durante los cuatro que dure su eventual mandato.

“Los dólares tienen que venir porque cada día vamos a exportar más, y no endeudándonos”, explicó.

El gobernador también dijo que “el tipo de cambio lo va a fijar el Banco Central, con flotación administrada”.

En otro tramo de su discurso, que duró unos cuarenta minutos, le pidió a los bancos privados “que den crédito hipotecario a largo plazo y a tasas accesibles”.

En ese marco, se comprometió a construir 250 mil viviendas en cada año de su gobierno, para totalizar al final de su mandato en 1 millón de construcciones.

«Convoco especialmente a los independientes por que sé que no son indiferentes», afirmó Scioli, quien dijo tener «la capacidad de escucharlos», y llamó «a todos los compañeros» desde la «unidad» del peronismo, pero también «al radicalismo popular» que «no se siente identificado por esta alianza conservadora», en referencia a Cambiemos, lo que motivó el aplauso de ese sector político.

«Hoy empezamos a trabajar para que exista un mundo libre de buitres», arengó, a la vez que destacó que «seguiremos trabajando para pagarle al cien por ciento de nuestros acreedores internacionales pero en condiciones justas, legales y sustentables» porque -argumento- «no es necesario pagarle a los buitres para acceder al financiamiento internacional».