URRIBARRI: «La difusión de la Cumbre fue transparente y Scioli no me ofreció ningún cargo»

politicos-en-el-divan-2090159
Foto: Marcelo Gómez

El Gobernador Urribarri dialogó con La Nación y habló sobre la supuesta contratación irregular de publicidad de la Cumbre del Mercosur a una emresa relacionada al hijo de Julio de Vido. Además se refirió a Scioli, Magnetto, la soja y las principales cuestiones políticas actuales. Aquí la nota.

La entrevista tuvo lugar en la Casa de Entre Ríos, en el centro porteño.

-Hasta hace unos meses usted decía: «Scioli va a al Espacio Clarín, al Malba y a donde lo invite Magnetto. Yo no iría».

-En aquel momento estábamos en plena interna. Hubo una decisión política que partió de nuestra presidenta, yo la acaté y a partir de ahí estoy trabajando junto a Daniel.

-¿Qué piensa de que Scioli acepte invitaciones de Magnetto?

-Yo con Daniel puedo tener matices. Lo que no tenemos son contradicciones, como sí las tengo con Macri o la UCR. Yo soy más aguerrido, Daniel es más conciliador (se ríe). Yo no puedo rechazar esas invitaciones porque ni siquiera me las hacen.

-El otro día dijo Zannini dijo sobre el balotaje: «Es un sistema antiperonista inventado para joderlo al Viejo». ¿Está de acuerdo?

-Fue así. El espíritu del balotaje fue ese. Pero en esto, a diferencia de unos pocos compañeros, no pienso en el alargue. Ganamos en los 90 minutos, en primera vuelta.

-¿Pero usted cree que el balotaje es para «joder al peronismo»?

-En aquel momento como ahora intentan dividir a la sociedad en dos, entonces alcanzar el 50% no es tan sencillo. ¿Me gusta el balotaje? Por supuesto que no. Pero bueno, es lo que hoy está vigente y hay que respetarlo.

-Alguno le va a decir que en el fondo le tiene miedo…

-¡No! Que no me guste no quiere decir que no esté seguro de lo que va a suceder el 25 de octubre. Daniel va a ganar sacando entre 12 y 15 puntos de diferencia.

-Hablemos de la política agropecuaria en un gobierno de Scioli. ¿Qué habría que modificar?

-Con el campo lo que ha pasado ha sido histórico. Cuando yo asumí como gobernador todavía se estaban rematando muchos campos en Argentina.

-¿Pero la levantada inicial no fue efecto de la suba del precio de la soja?

-Sí, el precio del commoditie y también la política exterior de Argentina.

-¿Usted dice que el campo está mejor que en 2003?

-¡Mucho mejor que en 2003!

-Insisto: ¿producto de las medidas del Gobierno o del valor de la soja?

-Por una combinación de cosas. La gran discusión son las retenciones, los derechos de exportación. Si hoy tuviésemos los derechos de exportación que el Gobierno proponía, se pagarían un 40% de retenciones menos de lo que se paga.

-¿Y qué debería hacer Scioli con las retenciones?

-Hoy desde el Estado se está asistiendo a todas las economías regionales. Pero es evidente que si las economías se siguen cerrando en el mundo, si nos siguen devaluando en países que son destino de nuestras exportaciones, si siguen subiendo los aranceles para ingresar nuestros productos, si eso se sostiene, va a haber que pensar en medidas que le permitan a las economías regionales tener producciones sustentables. Seguramente uno de los análisis pasará por los derechos de exportación.

-¿Qué harían?

-Analizar hasta qué punto se puede aliviar la carga en materia de derechos de exportación.

-¿Bajar impuestos?

-Analizar, yo digo analizar. Muchas economías regionales todavía tienen un potencial de consumo interno.

-¿Y por qué no lo hacen ahora en vez de esperar otro gobierno?

-Es muy difícil tomar medidas de fondo en medio de un proceso electoral.

-¿No hubo una especie de castigo al campo después de la 125? ¿No fue estigmatizado homogeneamente, confundiendo grandes productores con medianos y chicos?

-Es exactamente al revés: los pequeños y medianos productores creyeron el verso de Etchevehere y la Sociedad Rural y fueron los principales perjudicados por seguir esa teoría de pelearse con el Gobierno. Hoy estarían pagando menos de la mitad de retenciones. De hecho, hoy Federación Agraria está trabajando con el Gobierno. Hace siete u ocho meses que segmentamos vía subsidios las retenciones a la soja vía un acuerdo con Federación Agraria.

-Los productores de Entre Ríos el otro día le hicieron una protesta en Paraná…

-Yo me remito a las declaraciones que hicieron ellos: que han podido dialogar. Los había recibido hace un mes y los recibí de nuevo este lunes.

-¿Usted cree que Scioli tiene que debatir con los otros candidatos?

-Sí. Yo ni dudo de que lo va a hacer.

-Hablemos de los gobernadores peronistas. ¿Cómo definiría a Alperovich?

-Yo tengo una muy buena relación con él. Lo considero un tipo derecho, íntegro.

-¿Y cuando lo acusan de tener rasgos feudales?

-La Justicia Electoral hoy está con supremacía de la oposición en Tucumán. Y él no se opuso. Una cosa es lo que se intenta mostrar desde algún sector del periodismo y otra es lo que pasa verdaderamente. Yo conocí la Tucumán de la indigencia más repugnante de su historia en los 90 y conozco la Tucumán de ahora donde hay dignidad. Hay pobreza, la hay, pero hubo un cambio con Alperovich.

-Lo llevo de Tucumán al Chaco, donde murió un chico por varias enfermedades pero también por desnutrición. El Indec dijo que en Resistencia hay 0 desempleo y una pobreza del 8.

-Cuando se analizan indicadores siempre quedan dudas sobre los números.

-¿Usted también tiene dudas?

-De lo que no tengo dudas es de Capitanich, que hizo algo histórico. Hoy hay producción, industria y salida al mundo con los productos del Chaco. Evidentemente no se puede llegar hasta el hogar más humilde para poder evitar esa situación, pero no es la desnutrición una cuestión provocada por la gestión de Capitanich, todo lo contrario. Capitanich logró más equidad.

-Después de lo que pasó en Chaco esta semana le pregunto: ¿En Entre Ríos de cuánto es la pobreza?

-Bueno, no hay un indicador, pero hay pobreza. Hablar de indicador siempre es riesgoso porque no termina nadie de ser creíble cuando da indicadores, pero hay cambios que son incontrastables.

-¿Con Scioli volverían los indicadores fieles?

-Para mí no es un tema tan importante como el de poder profundizar las políticas sociales. La Argentina es donde más movilidad social hubo de Latinoamárica, donde más creció la clase media y más se redujo la pobreza.

-Pero aún si fuera así, ¿no sería completar la tarea tener un termómetro fiel?

-Si vos estás seguro hacia dónde tenés que ir, no necesitás termómetro.

-¿No se necesitan indicadores?

-No, porque el número es un dato. El tema es la convicción y la decisión de seguir metiendo el cuchillo para que haya menos desigualdad en Argentina. A mí no me va a cambiar que el indicador dé dos puntos más o menos.

-Un indicador le marca si las políticas que aplica son eficaces.

-Es que nosotros no dudamos de la eficacia. Los que ponen en duda la eficacia son los sectores que quieren esmerilar el gobierno. Es político.

-Habrá escuchado acerca de las acusaciones sobre Fernando Niembro. ¿Cuál es su visión?

-Que todavía deberá seguir dando explicaciones. Primero, donde fueron a parar esas sumas importantes de dinero, esos 20 y pico millones. Mientras estamos hablando con vos, aparecen nuevos contratos que se han hecho con él. Que aclare. Nada más.

-También apareció la noticia de que el gobierno de Entre Ríos contrató a una empresa llamada Nelly Entertainment S.A, que relacionaron con Facundo De Vido, para piezas de comunicación para el Mercosur por 31 millones de pesos.

-En 200 años de historia en Entre Ríos por primera vez tuvimos la oportunidad de organizar la Cumbre del Mercosur, en diciembre de 2014. Tal como sucedió en Córdoba y Mendoza cuando les tocó hacerlas y se hizo una promoción de esas provincias, nosotros lo hicimos muy modestamente. Una cifra que tampoco es de 31 millones sino de 27. Con el «profesor» Romero se iba a contratar una cifra de 1.400.000 para redes sociales. Como no había forma de certificar la emisión de publicidad para que sea legal el procedimiento, directamente no se hizo. El otro contrato no se hizo con ningún hijo de De Vido. Sí efectivamente se hizo con Nelly Entertainment, pero de manera transparente. La prueba más contundente es que una de las mayores publicidades fue en Canal 13, Grupo Clarín.

-¿Qué es lo que salió en Canal 13?

-Lo que salió también en Telefé, en América, en la TV Pública y canales del interior. Justamente la promoción de Entre Ríos previo a la cumbre del Mercosur. Así de claro. Pautamos en Canal 13 en las mismas condiciones o incluso con más segundos que otros canales.

-¿Los 27 millones se pagaron por la realización de las piezas de difusión o por los segundos de pantalla?

-Por los segundos de pantalla.

-¿Y quién hizo los spots?

-Nosotros.

-¿Y cuántos de esos 27 millones se le pagaron a Nelly, la agencia de publicidad?

-El estado provincial abonó a la agencia de publicidad la totalidad del monto, porque ellos adelantaron el pago a los canales para que los spots se emitan. Un gobierno no puede pagar publicidad por adelantado, entonces necesita pautar a través de estas agencias.

-¿Cómo es eso?

-Nosotros pagamos la publicidad una vez que se emitió y los canales de TV, en general, piden el pago por adelantado o determinadas garantías. Como no está previsto ese mecanismo en los estados, se pauta así y las agencias recuperan la inversión una vez que certifican que los spots hayan sido efectivamente emitidos.

-¿Y no está Facundo De Vido en Nelly?

-No, para nada. Ya hubo una aclaración de él. No tiene nada que ver la familia De Vido. Es todo tirado de los pelos.

-¿La denuncia está tirada de los pelos?

-¡Por supuesto! No se contrató nada con el «Profesor» Javier Romero, nada con un familiar de Julio De Vido, no fueron 31 millones de pesos, se pasó por Canal 13 con mayor intensidad que en otros canales. Está claro y a la vista. Lo de Niembro no está a la vista y no se sabe dónde fueron a parar esos veintipico millones de pesos.

-La última es por usted: ¿el sciolismo le ofreció el Ministerio del Interior en un eventual gobierno?

-No. Yo lo estoy acompañando a Daniel en algunas provincias, en algo así como un comando electoral, pero no hubo un ofrecimiento.