Tras la pelea, Nahir Galarza y Gisela Bordeira están nuevamente juntas

Lo confirmó el jefe del servicio penitenciario de la provincia, Marcelo Sánchez. Además aseguró no existieron agresiones físicas entre las reclusas y que sólo se trató de una “discusión subida de tono”.

 

 

Nahir Galarza  y Gisela Bordeira no son dos reclusas más de la unidad penal número seis de Paraná. Una está presa por haber asesinado de dos disparos a Fernando Pastorizzo y su caso fue uno de los que mayor atención capto en todo el país durante este año. A Bordeira en cambio se la conoce por haber sido funcionaria política en la gestión de Sergio Varisco en Parná y se la vincula a la causa por narcotráfico en la que también se investiga al intendente.

Ayer se supo que las reclusas se habían trenzado en una fuerte pelea que se habría originado por el uso de unos auriculares. Sin embargo el jefe del servicio penitenciario de la provincia, Marcelo Sánchez, desmintió desde Cero la información y aseguró que “sólo se trató de una discusión subida de tono en la que no existió la agresión física” como publicaron varios medios de la provincia.

Sánchez también descartó la existencia de una amenaza de muerte y sostuvo que “el comportamiento de Galarza dentro del penal es bueno”. “Está estudiando y participa de las actividades recreativas que se le proponen en la UP6”, sostuvo.

Sobre las condiciones del lugar en el que está alojada la asesina de Fernando Pastorizzo, Sánchez aseguró que no tiene más comodidades que el resto. “Su pabellón cuenta con un televisor y una radio con lo que se mantienen informadas y tienen prohibido el uso del celular”, aseguró y sostuvo que si desean hablar por teléfono pueden hacerlo desde un teléfono de línea que está ubicado en el pabellón aunque “sólo pueden utilizarlo los días y a la hora indicada”.