Tenemos que recibir refugiados? Qué dice un especialista? A Entre Ríos ya llegaron los primeros

jozami_arabes

Especialista en el mundo árabe, analiza la crisis siria y las oportunidades para la Argentina.

Julio Jozami es especialista en el mundo árabe y presidente del Foro América del Sur Países Arabes (ASPA). Fue presidente de la Cámara de Comercio Argentino Arabe y participó de la gira que Julián Domínguez realizó por la región, durante su gestión como ministro de Agricultura.

¿Qué tipo de relación hay entre la Argentina y el Mundo Árabe?¿Se lo puede llamar así o hay que discriminar entre los distintos países?

El Mundo Árabe está constituido por 22 países, con particularidades y diferencias bastante notables entre ellos y entre las distintas regiones. Pero lo que es común con Argentina, además de (compartir) una simpatía profunda y de constituir, los descendientes de árabes, la tercera comunidad de origen en suelo argentino, luego de italianos y españoles, es la complementariedad económica. Es decir, ellos tienen muchas de las cosas por las que nosotros estamos bregando y nosotros tenemos lo que ellos más necesitan, que son los alimentos, el conocimiento en materia nuclear de uso pacífico, máquinas, herramientas y todo lo que hace a la agricultura.

¿De qué estamos hablando, en números?

El comercio con los países árabes ha ido evolucionando de manera notable. Cuando comienza la relación (de Argentina) con estos países, allá por el año 1953, las ventas son insignificantes, 400 mil dólares en total. Hasta que llegamos al año 2011 con un récord histórico de 6.100 millones de pesos. Y en este momento, a pesar de todas las reducciones que se han producido, la Argentina ha mantenido sus ventas a los países árabes con una pequeña reducción del 8%, mientras que la reducción de las exportaciones al resto del mundo ha sido de un 19%. Respecto al saldo de la Balanza Comercial, se observa que en el período 2011-14 Argentina ha experimentado un decrecimiento de su superávit del 69,9%, sin embargo la balanza comercial con los países árabes arroja una baja sensiblemente inferior, siendo de sólo 18,6%. En ese marco, la participación del mundo árabe en el superávit comercial argentino ha pasado del 55,8% a 151,2% para el mismo período. Esto implica que sin el saldo positivo de la Balanza Comercial aportado por el comercio con los países árabes, la misma sería deficitaria en más de una vez y media su superávit comercial.

Arabia Saudita decidió abandonar el ideal de la autosuficiencia alimentaria en su territorio y luego de estudiar el mundo, decidió que el socio ideal para invertir y garantizarse los alimentos es Argentina.

¿Cual es el potencial de esta relación? Porque ahora se habla sobre todo de China y un poco de Rusia, pero no se piensa, en general, en el Mundo Árabe.

La potencialidad es enorme. Porque a pesar del crecimiento, todavía no se ha tomado la dedicación necesaria para ampliar realmente los mercados árabes.Usted imagínese que esta es una relación tan nueva que hace 10 años vendíamos mil millones y en la actualidad estamos en los 6 mil millones. Lo fundamental es que los países nucleados en el Consejo de Cooperación del Golfo -es decir, los países petroleros- tienen un problema terrible con la autosuficiencia alimentaria, porque se están quedando sin napas de agua. Entonces han tomado la decisión, especialmente Arabia Saudita, de no buscar la autosuficiencia alimentaria en su propia tierra, sino en el exterior. En ese sentido, desde el año 1978 se abandona el lema de “autosuficiencia a cualquier precio”, porque estaban produciendo a un costo diez veces mayor al precio internacional.

Después de decidir el abandono de aquella política se empiezan a estudiar todos los países del mundo y se seleccionan cinco. De esos cinco se reduce a dos, que son Brasil y Argentina. Luego, por una serie de consideraciones, entre las que se incluyen estudios de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), llegan a la conclusión de que Argentina es el país ideal para radicar sus inversiones, para producir alimentos aquí para luego exportarlos. El interés argentino está enfocado a que en su territorio no solo se produzcan las materias primas, sino que  se industrialice esa producción para exportar alimentos ya elaborados con marca local.

¿Los países árabes no tienen la capacidad para el procesamiento de las materias primas argentinas?

Exactamente. Por eso es más que interesante la propuesta. En el año 2011 el ministro de Agricultura de Arabia Saudita vino a la Argentina con una comitiva muy importante y fue recibido por la Presidenta. En ese encuentro explicó que las inversiones árabes que nosotros veníamos buscando durante decenas de años, ahora podían llevarse a cabo gracias a esta necesidad que ellos tenían de encontrar un socio que le ayudase a asegurar su autosuficiencia alimentaria.La Presidenta les dijo que dada la cuantía de capitales excedentes que ellos tienen, podían ampliar el tema y pensar en alimentos elaborados con alto valor agregado en origen, dirigidos hacia todo el mundo, y no solo para asegurar la autosuficiencia árabe. En ese momento el ministro de Agricultura era Julián Domínguez. Yo tuve el privilegio de acompañarlo en condición de asesor. Juntos protagonizamos momentos excepcionales en Arabia Saudita. Estuvimos en aquel país cinco días después de recibir su visita en Argentina. Cuando los árabes dijeron que tenían inversiones de capital sin límite para hacer en Argentina sobre este tema, la Presidenta le dijo, muy simpática, a Domínguez: “Supongo, ministro, que usted ya estará preparando las valijas”. La gestión en Arabia fue muy exitosa. Luego falleció el rey de Arabia Saudita, tambien tuvo problemas de salud nuestra presidenta y Domínguez dejó de ser ministro de Agricultura. Argentina, en este momento debe retomar el diálogo y concretar de inmediato el tema de las inversiones en nuestro país.

La crisis de refugiados

¿Qué opinión tiene sobre la crisis de los refugiados sirios?

Lo importante es lo siguiente: Nosotros tenemos una comunidad siria importantísima en Argentina, que se ha destacado en todos los órdenes de la intelectualidad nacional, de la política, del comercio y de la industria. Es decir, nosotros estamos en condiciones excepcionales para recibir a estos refugiados, que además -dicho esto con un cierto “egoísmo de recepción”- es gente absolutamente preparada. Intelectuales y profesionales que no han querido aceptar las agresiones que está recibiendo Siria en este momento, por parte de este grupo fundamentalista del ISIS.

Entre los migrantes de Siria hay una alta proporción de jóvenes profesionales muy capacitados. Incluso, en estos momentos, en Siria no existe el analfabetismo.

Eso se ve en los testimonios que toma la televisión, ¿no?. Gente que habla varios idiomas, por ejemplo.

Sí, fijese que tambien hay una alta proporción de profesionales jóvenes muy capacitados. En este momento en Siria no existe el analfabetismo, a pesar del problema de la guerra. Nosotros tenemos una visión a veces fantasiosa de lo que es el Mundo Árabe, especialmente Siria, ¿no?. En todas las provincias argentinas la comunidad árabe está trabajando activamente, con los organismos nacionales correspondientes, para acelerar la llegada de inmigrantes sirios.

¿Y usted imagina que (los refugiados) tienen presente a la Argentina como destino?

Sí, lo tienen presente. En este momento, nuestro consulado en Damasco está recibiendo infinidad de solicitudes, decenas de miles de solicitudes. Lo que pasa es que ellos, lógicamente, no pueden venir como lo hacen en dirección a Europa. No pueden venir en pequeñas chalupas o canoas. Ya hemos visto las filmaciones de las maneras terribles en las que estan llegando a Europa. Eso no se puede hacer con Argentina porque son miles y miles de kilómetros.

¿Como está funcionando eso que se llama “El Plan Siria”?

Es un plan que facilita el ingreso de sirios. Tiene varios recaudos, lógicamente. Primero, porque es necesario asegurar la seguridad de quienes podrían ingresar a Argentina. Se están buscando familias con cierto grado de parentesco, aunque sea hasta sexto grado de parentesco.

Alguien tiene que llamarlos o estar dispuesto a recibirlos…

Exacto. La adaptabilidad del árabe en Argentina es realmente excepcional. Yo conozco gente que ha venido en los últimos años y que al poco tiempo ha tenido su negocio, su industria, o ha entrado en algún estudio de arquitectura. Repito, es fundamental la fácil adaptabilidad que ellos van a tener, sobre todo en el norte argentino. Porque ellos tienen a sus congéneres, hablan el idioma, estan muy preparados. Además, cada vez que hay una conversación con alguna misión árabe, ellos no dejan de decir que Argentina es algo así como el paraíso terrenal.

La adaptabilidad del árabe a la Argentina es excepcional, en cuantos e acostumbran a la paz, al clima benigno, la tranquilidad, ellos no dejan de decir que este país es algo así como el paraíso terrenal. 

Estos migrantes de hoy, ¿tienen el mismo proyecto que los que llegaron en otro momento? Lo que hemos escuchado es que esta es gente que no está dando por terminada su historia. Que tiene expectativas de volver a Siria. Tal vez sea una sensación que tuvieron todos los migrantes en el momento en que dejaron su país…

Esa fue la migración original. Esta es una migración, como usted bien lo señala, muy distinta, porque estan prácticamente escapando por necesidad urgente de dejar su territorio. Son los más perseguidos. Son aquellas personas, o bien laicas o muy moderadas en cuanto a sus posiciones religiosas, tanto musulmanes como cristianos. Lo que ocurre es lo siguiente: Siria, sobre todo en estos lugares que ocupó el ISIS ha sido prácticamente derruida. Es decir, no es fácil el retorno a Siria. Yo le diría lo siguiente, cuando mi familia vino del Líbano tambien tenía la fantasía de volver. Pero ni bien se acomodan un poco en Argentina (los migrantes) empiezan a disfrutar de a poco la paz, la tranquilidad, el clima benigno y conocen el territorio y la gente. Uno de los orgullos árabes es justamente la adaptabilidad al territorio en el cual se insertan. Para un árabe es un deber, un honor, ser el más patriota en el territorio al que llega.

Fuente: LPO