Pichetto: «Las reglas están para cumplirse»

El candidato a vicepresidente de Macri cruzó la estrategia de la Casa Rosada y el radicalismo.

 

 

La relación entre Miguel Ángel Pichetto y Marcos Peña da muestras de que será complicada en caso de que Mauricio Macri logre un segundo mandato. A dos semanas de su nominación, el candidato a vice ya tuvo algunos roces con el jefe de Gabinete y este martes salió a detonar la idea de suspender las primarias, que la Casa Rosada instaló con ayuda del radicalismo.

«Las reglas están para cumplirse», sentenció el senador ante la consulta sobre la viabilidad de suspender las PASO con el proceso ya en marcha, el mismo argumento utilizado por la oposición para rechazar los proyectos que presentó el radicalismo con el visto bueno del Gobierno.

«Me parece algo complejo. Frente a la proximidad de las elecciones primarias, no lo veo fácil. Tal vez la ley tendría que haberse cambiado con anterioridad. Me parece tardío este debate», agregó Pichetto en una entrevista con radio La 990, donde aclaró que coincide con la idea de no que haya PASO si no hay competencia.

La tensión de Pichetto con la Rosada está dada también por el hecho de que él mismo reconoció que no le avisaron de la iniciativa, para la que se supone debería conseguir los votos en el Senado. «Conmigo nadie lo habló», contó, y dijo que no cree que un proyecto así pueda ser aprobado por las cámaras, donde requiere mayoría especial.

El cruce de Pichetto a la idea de suspender las PASO es un nuevo chispazo con Peña, que en un principio parecía opacado por el resurgir del ala política pero recobró fuerza en el cierre de listas y logró lastimar por igual a Rogelio Frigerio, Emilio Monzó y al senador rionegrino.

Justamente el cierre de listas fue el punto de mayor tensión. Pichetto quería meter dos diputados nacionales y pedía varios lugares en las listas seccionales bonaerenses. Pero Peña lo desplazó y apenas le cedió el lugar para cumplir el acuerdo con Alberto Asseff y en la provincia apenas pudo conseguir espacio para Claudia Rucci lo que provocó una rebelión entre sus dirigentes.

El otro chispazo fue la idea de hacer un acuerdo con Carlos Menem en La Rioja, que el rionegrino planteó en una reunión con dirigentes de esa provincia y que desde la Rosada salieron a replicar, en una polémica insólita.

Como contó este medio, Peña lanzó una contraofensiva contra el ala política del PRO, que quedó muy golpeada en el cierre de listas. En ese sector creen que el jefe de gabinete quiere «michettizar» a Pichetto, dejándolo reducido a tareas meramente protocolares.

Fuente | LPO