Morales le pidió a Macri «un golpe de timón» para que la UCR siga en Cambiemos

El gobernador de Jujuy sugirió que si no «hay un shock de medidas» la Convención de la UCR que debe ratificar la alianza oficialista podría estar muy complicada.

 

 

Gerardo Morales reconoció que la Convención de la UCR, que ni siquiera está convocada, podría desarrollarse con muchas dificultades si Mauricio Macri no logra reactivar la economía.

«Salvo en el tema tarifas, siempre hemos tenido una actitud responsable. La vamos a seguir teniendo, pero si no hay un golpe de timón vamos a tener una convención muy complicada», afirmó el gobernador en diálogo con radio Mitre.

Y sostuvo que «si no se toman medidas vamos a tener una convención muy complicada, replicando Gualeguaychú muy palo y palo», en alusión a la cumbre de marzo de 2015 en la que la UCR aprobó su incorporación en Cambiemos.

Aquella vez el ahora gobernador de Jujuy se oponía a unirse a Mauricio Macri pero en estos días, como vicepresidente de la UCR, se encarga de puntear a los convencionales que puedan apoyar la continuidad del frente oficialista y admitió que no la tiene fácil.

«El radicalismo forma parte de Cambiemos», se preocupó de aclarar pero consideró necesario «un shock de medidas que tengan que ver con el desarrollo».

Morales quedó a cargo de la Convención ante la ausencia de Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente del partido, molesto porque Marcos Peña lo amenaza con presentar a la interna local de Cambiemos al intendente de Luján de Cuyo, Omar de Marchi.

Cornejo recibió en su despacho a Enrique «Coti» Nosiglia, histórico operador del partido, para iniciar una negociación por cargos en el nuevo frente con el PRO que incluya un posible compañero de fórmula presidencial.

«El punto no es si el radicalismo va a ocupar o no la candidatura a vice en las elecciones. El tema es más profundo, es si va a haber la posibilidad que el Gobierno tome algunas medidas que tengan que ver con la economía real, con las economías regionales, para las pymes, con cómo se sale de la trampa mortal que es inflación con recesión y de qué modo se toma un paquete de medidas que forme parte de un plan que reactive la economía», relativizó e jujeño.

La Convención aún no fue convocada, pero debería llevarse a cabo antes del 22 de junio, fecha de cierre de listas nacionales, pero con tiempo para que sea ratificada en las provincias.

Ricardo Alfonsín lidera el sector que promueve un acuerdo con Roberto Lavagna, quien ya lo recibió en compañía de Jorge Sappia, presidente de la Convención. «Son un sector minoritario», minimizó Morales, pero no pudo garantizar que la mayoría de los convencionales quieran seguir en Cambiemos.

La única demostración de fuerza la hizo el vicegobernador Daniel Salvador, que reunió a la mayoría de los casi 80 convencionales bonaerenses para garantizar que votarán por la continuidad de la alianza nacional con el PRO.