Los grandes desafíos de Argentina frente al cambio climático

SOCIEDAD | El cambio climático se ha consolidado como la principal preocupación mundial, según el informe Pew Research Center’s Spring 2018 publicado por el Centro de Investigaciones Pew. De hecho, el 73% de los argentinos consideran que el cambio climático es la amenaza más importante a la que se enfrenta el planeta.

 

 

Esta creciente preocupación ha llevado al Gobierno a crear la Mesa de Competitividad Ambiental Agroindustrial, mediante la resolución 122/2019 del Ministerio de Agricultura de la Nación. Este órgano, que está integrado por representantes tanto del sector público como del privado, llevará a cambio una serie de acciones para mejorarla gestión ambiental en los distintos eslabones de la cadena de valor.

Más allá de estas medidas del Gobierno, la población también juega un papel fundamental en esta lucha contra el cambio climático. Los ciudadanos argentinos tienen que concienciarse de su propia responsabilidad en el calentamiento global. Una responsabilidad que pasa por actividades cotidianas tan sencillas como la acción de reciclar, un hábito que tiene enormes beneficios para el medio ambiente. Estas pequeñas acciones son fundamentales para mejorar la calidad de vida en todo el país, que se enfrenta a los impactos de las inundaciones, contaminación y deforestación. Una situación que denunció la joven activista Greta Thunberg ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La activista sueca de 16 años señaló a Argentina como uno de los cinco países más contaminantes del planeta, junto con Brasil, Alemania, Francia y Turquía.

Más allá de la denuncia de Greta Thunberg contra Argentina por el cambio climático, un informe reciente realizado por el Banco Mundial también señala los grandes desafíos ambientales a los que se enfrenta el país en los próximos años. La deforestación es uno de los problemas más urgentes a resolver en el territorio nacional. Sin ir más lejos, este informe señala que el país perdió un área de bosque equivalente a la superficie de Costa Rica (unos 50.000 kilómetros cuadrados) entre 2001 y 2014. Además, Greenpeace Argentina afirma en su último informe anual que el país se encuentra en emergencia forestal, especialmente en el norte, donde cuatro provincias concentran el 80% de los desmontes. Una pérdida que se debe a los incendios y la expansión de la agricultura a escala industrial, especialmente por el avance de la frontera agropecuaria destinada al cultivo de soja transgénica.

Las inundaciones son otros de los principales riesgos climáticos para los argentinos. Ese fenómeno se viene repitiendo cada vez con mayor frecuencia a lo largo de los últimos años, debido, entre otros factores, a los efectos del cambio climático. Según el análisis realizado por el Banco Mundial, las inundaciones representan el 60% de los desastres naturales y el 95% de los daños económicos en el país. Además, también afecta a miles de argentinos de todo el territorio nacional. Este problema se une a la contaminación del aire, la mala gestión de residuos en tiraderos de basura a cielo abierto o la contaminación del agua. Una situación potencialmente catastrófica que supone un auténtico desafío para la Argentina, aunque el Gobierno ya se comprometió a hacer su deber para arreglar esta crítica situación a través el Acuerdo de París de 2015.