Los gobernadores exigen conocer la reforma tributaria antes de aprobar el presupuesto

Los bloques del PJ buscan una postura común frente a los temas que empujará el Gobierno después de las elecciones.

 

 

Para preparar ese debate, los legisladores se reunirán con los gobernadores el 25 o 26 de octubre en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), emblemática sede de tertulias peronistas en los 90.

El encuentro fue en el despacho del senador Miguel Pichetto y estuvo presente el gobernador de La Rioja, Sergio Casas, que reclama un aporte a su provincia por una deuda de la coparticipación federal.

Hasta el despacho del jefe de bloque del FpV-PJ llegaron sus pares José Alperovich, Juan Manuel Abal Medina, Hilda Aguirre de Soria y José Alperovich, y los diputados del bloque Justicialista Pablo Kosiner, Diego Bossio, Sergio Ziliotto, Luis Beder Herrera, Rubén Miranda, Gustavo Martínez Campos y Gustavo Fernández Mendía.

“La discusión de la distribución de los recursos debe responder a un criterio federal”, advirtieron y reclamaron conocer la reforma tributaria y discutir los aportes del tesoro nacional (ATN), antes de tratar la ley de leyes.

Los cambios al sistema impositivo comenzaron a debatirse en una bicameral, con la presencia del secretario de política económica, Sebastián Galiani. Pero las reuniones se cortaron y no quedó claro cuáles serán los impuestos vigentes el año próximo.

Además, objetan el proyecto para destinar el 70% del impuesto al cheque a Anses, una estrategia del Gobierno para no sumarlo a la coparticipación, como piden los gobernadores.

Hay otros reclamos pendientes como la ejecución de obras públicas comprometidas en el presupuesto de este año. “Preferimos invertir en las que ya estaban iniciadas”, se excusó Nicolás Dujovne durante su exposición en la Cámara de Diputados.

“El presupuesto 2018 muestra una clara disminución de la inversión real en las provincias”, concluyeron los legisladores, planillas en mano. Y advirtieron que con este ninguneo no será fácil sancionar la ley de responsabilidad fiscal, presentada por el ministro de Hacienda en el Senado.

También hubo tiempo para acordar un rechazo a cualquier reforma laboral no acordada con los sindicatos y, sobre todo, ratificar la vocación de unir fuerzas en el Congreso de 2018.

Unido a los restos del massismo, el bloque justicialista  superaría las 40 bancas y le permitiría a Cambiemos una cómoda mayoría. Claro que antes debería negociar ley por ley.

En el Senado, de repetirse el resultado de las primarias el bloque de Pichetto mantendría la primera minoría, ya sin quórum propio y con cerca de una decena de sus miembros leales a Cristina Kirchner, de regreso a la Cámara alta.

“La idea es armar un grupo de trabajo de legisladores y gobernadores para tratar cada tema”, insistieron en la reunión de esta tarde. El primer ensayo será el presupuesto.

 

 

 

Fuente | LPO