La intimidad de la decisión de Cristina

La ex Presidenta se definió hace dos días y sólo lo compartió con Alberto, Máximo y un puñado de dirigentes de La Cámpora.

 

 

Cristina Kirchner sorprendió esta mañana al anunciar que baja su candidatura para ir de vice en una fórmula compartida con Alberto Fernández. La decisión que cayó como una bomba incluso adentro de su espacio, ya que sólo la habían compartido con Máximo y un puñado de dirigentes de La Cámpora, que la mantuvieron en reserva hasta el último día.

Fuentes cercanas a Cristina revelaron que Cristina charló el tema con su hijo, antes de hacerle una propuesta formal a Alberto. La ex Presidenta lo venía analizando, pero se decidió este miércoles y llamó entonces quien fue su jefe de Gabinete, que en ese entonces se encontraba dando clase en la UBA.

«Cristina le pidió verse, se encontraron a la tarde y lo dejó helado con el pedido», relataron a este medio. La charla quedó en suspenso, pero la vuelta atrás el jueves de la Corte generó un cimbronazo puertas adentro del Instituto Patria.

Cristina se enojó con varios de sus asesores más cercanos. Se quejó de que la informan mal. Esa tarde, proliferaron las versiones de que había decidido bajarse, ante la «persecución judicial» que sabía que le espera. En ese momento se habría terminado de definir el tema, que sólo sabían Máximo, Wado de Pedro, Oscar Parrilli y un puñado híper reducido de dirigentes que componen la primera plana de La Cámpora, como el «Cuervo» Larroque.

Este viernes se realizó el video, que Cristina difundió esta mañana en las redes sociales para hacer pública su decisión. Desde el entorno de la ex Presidenta confiaron en que la idea original, cuando empezaron a esbozar la jugada, era mantenerla en reserva hasta el plazo del cierre de listas, pero se «precipitó» por la cuestión judicial.

El viernes Fernández ya sabía que iba a ser candidato cuando apareció en Lomas de Zamora en un asado con intendentes que organizó Martín Insaurralde. Uno de los presentes le dio paso a Fernández para que diera su panorama de la Provincia, pero el ex jefe de Gabinete prefirió dejarlo en manos de Máximo. Dijo que sólo iba como un «gesto» hacia ellos, en una frase que ahora toma una connotación distinta.

«Con esta decisión se reasegura a los gobernadores, manda una señal al peronismo», dijeron desde el círculo íntimo de la ex Presidenta, e incluso buscaron afirmar que no hay «grieta» entre los espacios que apoyan a Cristina, en un intento de minimizar lo que puede leerse como una derrota fuerte para La Cámpora.

Es que Fernández nunca estuvo cerca de la organización que responde a Máximo Kirchner, por lo que la foto de ayer también puede ser entendida como un mensaje de reconciliación y también de apoyo a su candidatura. «Si lo definen ella y Máximo, todos los que están por abajo se acomodan, la decisión se toma arriba y hacia abajo acompañan», afirman en el Patria.

 

 

 

 

Fuente | LPO