La campaña de soja fue un 30% menor que en 2017

Por la sequía, que fue seguida de copiosas lluvias los últimos meses, las pérdidas ascienden a u$s 2.500 millones por el grano sin levantar.

 

 

Una combinación entre la sequía y la alta humedad terminó por dejar en el campo 6.1 millones de toneladas de soja que corresponden a u$s2.525 millones en divisas que no serán de la partida. De esta forma la campaña actual finaliza con un 30% menos respecto del año pasado.

Los datos fueron consignados por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR); que señaló que en la zona núcleo tras “cinco meses y medios sin lluvias, los suelos se secaron y el cultivo no paró de deteriorarse día a día”. Este se llevó en total unas 5,3 millones de toneladas de soja.

Pero las expectativas que más descendían eran las de los cuadros de soja de segunda. Según la entidad rosarina la llegada de las lluvias no hizo más que complicar aún más el panorama. Las cuales no pararon durante “tres semanas seguidas, y en medio de temperaturas que eran típicas se activó masivamente la germinación de las semillas”. Lo que trajo como “resultado la reducción del peso de los granos y un alto grado de granos brotados y podridos”.

Esto generó daños en el orden del 20 al 80 por ciento y rindes que bajaron un 35% respecto a lo que se recolectó antes del temporal. Con lo cual el ciclo 2017/2018 termina con 14.9 millones de toneladas, 6,1 millones menos de los que se calculaba al momento de las siembras, afirmó la BCR.

Las pérdidas económicas llegan así a los u$s2.525 millones que no serán de la partida en el ingreso de divisas.

Hoy se sabe el productor no vende no sólo porque no tiene sino porque lo que le queda es para gastos de “emergencia”.

Para el titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), “al pequeño y mediano productor ya no le queda nada por negociar. Entregó todo. Y además está endeudado”.

La situación por los recintos es igual. Los operadores consultados señalaron que la actividad esta casi paralizada. Sucede que los precios no son atractivos para la venta y más cuando la semana pasada tuvo una caída en una sola jornada del 4,1% al pasar de los $7.200 a 6.900 pesos. Ayer apenas recuperó terreno y cotizó en los 7.000 la tonelada.

Vale recordar que en los próximos días hay vencimientos de las tarjetas de crédito rurales que según fuentes bancarias la deuda oscila en los u$s8.000 millones. Debería entonces verse un importante volumen de venta. El lunes se comercializaron 167.000 toneladas. Ayer y al cierre de esta edición se contabilizaban 210.000 toneladas.

 

 

Fuente | BAE