Julen, un niño español, continúa atrapado en un pozo de 110 metros de profundidad

El dispositivo de emergencia que trata de localizar y rescatar a Julen, el niño de 2 años que cayó el pasado domingo por un orificio de unos 110 metros de profundidad fruto de un sondeo para la detección de agua subterránea en Totalán (Málaga), está utilizando una máquina retroexcavadora para ampliar y afianzar el carril de acceso al lugar, ya que los camiones de gran tonelaje utilizados en las labores de prospección de la cavidad no pueden circular debido a lo abrupto y angosto del terreno.

 

 

Según ha confirmado un portavoz de la Guardia Civil, están preparando el camino para la llegada de un vehículo de gran tonelada con mayor capacidad de absorción que contribuirá a la extracción de materiales compactados detectados a unos 73 metros de profundidad, donde se acometen desde el domingo tareas de excavación “muy delicadas” para no provocar un derrumbe interno y siempre con el objetivo de poder determinar el estado del menor.

Para ello también se cuenta con un robot con cámara facilitado por una empresa local que permite conocer el entorno y la evolución de los trabajos, sin que por el momento hayan encontrado rastro alguno del niño. De forma paralela se estudia y prepara el terreno para una posible excavación de un segundo pozo paralelo, que tendría un diámetro suficiente “como para permitir la entrada de una persona” que se pudiera ejecutar el rescate en la base de los orificios. Pero para ello es preciso además entubar el orificio del sondeo por el que se perdió Julen, pues es la única forma de proteger las paredes y evitar desprendimientos, ha explicado el portavoz de la Guardia Civil. La tercera medida es la excavación a cielo abierto y de forma perpendicular o diagonal hacia el tope de profundidad del agujero.

Los operarios trabajan en un entorno de 200 metros cuadrados donde se han instalado varios puestos de trabajo para el rescate, de mando para la organización de las tareas y de descanso. El terreno es escarpado y dificulta las tareas. La subdelegada del Gobierno de Málaga, María Gámez, ha asegurado que “la prioridad ahora mismo es localizarlo y acceder hasta él”. Gámez ha explicado que existen las técnicas apropiadas para acceder a este tipo de espacios y que se están probando todas las alternativas posibles para “tener todo el cuidado posible”. “Hemos sacado unos 30 centímetros de tierra y tenemos que seguir probando otras alternativas”, ha explicado. Gámez ha afirmado que durante la pasada noche se encontraron dentro del pozo, a unos 78 metros de profundidad, una bolsa de chucherías que llevaba el pequeño, así como un vaso de Julen.

Los equipos de rescate han logrado sacar algo de tierra del pozo de más de cien metros de profundidad, aunque se han topado con una “zona dura” que complica las tareas. “Nadie está preparado exactamente para un rescate en estas condiciones”, ha señalado Gámez, quien ha explicado que no se trata solo de llegar hasta el fondo del pozo sino de “conservar el hueco por donde se debe rescatar”

 

 

El portavoz de la Guardia Civil de Málaga, Bernardo Moltó, ha explicado que se han estado probando todas las ideas y materiales para poder acceder hasta el niño. “Hasta ahora lo que hemos conseguido es perforar un poco el tapón. Vamos a intentar extraer la tierra con un sistema que viene un camión para extraerlo y se va a probar a hacer un túnel paralelo, pero para ello necesitamos entubar el pozo hasta llegar al niño”.

Lo que sí ha confirmado el portavoz, es que todavía no se ha localizado al niño porque se han llegado hasta los 73 metros, pero que el pozo tiene más profundidad. “No sabemos a qué altura está el niño, sólo hemos llegado a 73 metros”, ha asegurado.El único avance es que los equipos de rescate han logrado avanzar unos 30 centímetros en la zona taponada ubicada a unos 73 metros de profundidad del agujero, el cual apenas supera los 25 centímetros de anchura. “Se ha podido extraer algo de tierra y ahora mismo es lo que seguimos haciendo”, ha indicado la Guardia Civil, quien ha destacado la gran cantidad de ofertas por parte de empresas y particulares para ayudar y aportar tecnología a la labores de localización y rescate del niño.

En el puesto de mando avanzado ubicado en el paraje conocido como Cerro de la Corona, se ha decidido continuar con la extracción de materiales, para lo que se espera la llegada de un camión de gran tonelaje dotado con los medios para ello sin causar más caída de arena o tierra en el interior del agujero.

En relación al pozo donde se ha caído, ha explicado que el agujero mide 25 centímetros de diámetro y tiene 110 metros de profundidad, por lo que “solo se encuentran allí los efectivos necesarios”. Igualmente, ha dicho que no se ha realizado ninguna perforación cerca del pozo para las tareas de búsqueda.

Asimismo, el portavoz ha indicado que por el momento no hay ninguna investigación abierta, dado que “lo importante es rescatar al niño”. Cabe recordar que los hechos han sucedido sobre las 14.00 horas del domingo cuando el 112 recibió un aviso de la caída de un menor de dos años por un agujero en la zona del Dolmen del Cerro de la Corona. Según la Subdelegación, se trata de un orificio de prospección para buscar agua de pequeño diámetro.

Por su parte, el diputado provincial responsable del CPB, Francisco Delgado Bonilla, señaló la “complejidad técnica” que conllevan las tareas de rescate, apuntando en declaraciones a Europa Press que el pozo en cuestión “al parecer, no contaba con protección alrededor”.

Fuente | El Mundo