Insólito proyecto para que sólo puedan fumar personas mayores de 100 años

Un legislador de Hawaii impulsa una iniciativa para elevar progresivamente el mínimo de edad para consumir “el invento más mortífero de la humanidad”.

 

 

Un miembro de la asamblea legislativa de Hawaii presentó un insólito proyecto para combatir el tabaquismo. La iniciativa plantea un aumento gradual de la edad mínima para comprar tabaco, que treparía hasta los 100 años en 2024.

El objetivo del legislador demócrata Richard Creagan es convertir al archipiélago en el primer estado estadounidense en prohibir virtualmente todas las ventas de tabaco, el «invento más mortífero de la humanidad», según señala en su proyecto.

«Tenemos un grupo que es fuertemente adicto, lo veo como esclavizado por una ridícula y terrible industria que los esclavizó diseñando un cigarrillo altamente adictivo aún a sabiendas que es letal, y lo es», dijo al diario Hawaii Tribune el parlamentario, que es médico de profesión.

En 2016, el archipiélago ubicado en el Pacífico se convirtió en el primer estado en elevar la edad mínima para comprar tabaco, de 18 a 21, como con el alcohol.

El proyecto de Creagan, que no cree que aumentar impuestos sea efectivo, propone elevarla a 30 años para 2020, a 40 en 2021, 50 en 2022 y 60 en 2023. A partir de 2024, cualquier persona que quiera comprar un paquete de cigarros deberá tener mínimo 100 años.

De esta manera, el estado podría prohibir virtualmente todas las ventas de cigarros en su territorio sin estar sujeto a acciones legales por parte de la industria del tabaco.

«El estado está obligado a proteger la salud pública», dijo Creagan, que admitió haber fumado durante sus años como estudiante de medicina, para mantenerse despierto durante los largos turnos.

«No permitimos que la gente tenga libre acceso a los opiáceos por ejemplo, o cualquier otro medicamento que requiera receta», señaló. El cigarrillo «es más mortal, más peligroso que cualquier medicamento recetado y más adictivo».

«Nuesto deber es salvar a la gente. Si no prohibimos los cigarrillos, los matamos», concluyó.

Fuente: AFP