Hay 5 veces más billetes que durante la hiperinflación

billetes_argentinos

El Gobierno nacional autorizó una nueva tanda de impresiones de papel moneda en cuatro plantas diferentes, dos argentinas y dos extranjeras: la Casa de la Moneda de Chile y la Casa de la Moneda de Brasil serán las encargadas de proveer de pesos a la Argentina.

La contratación de estas dos entidades tiene una explicación muy sencilla: las Casas de la Moneda locales agotaron su capacidad productiva debido a la sobreimpresión de billetes durante el último tiempo, según informó el diario Clarín.

Además de Chile y Brasil, Alemania participará del proceso de producción de billetes de pesos argentinos, lo que arroja un total de cinco entidades para el mismo fin.

En el último informe emitido por el Banco Central (BCRA), el circulante actual de billetes en la Argentina es de 5581 millones, lo que equivale a 423.598 millones de pesos. En la peor época inflacionaria del país, a comienzos de la década de los 90, el papel moneda circulante era de 1856 millones de billetes, lo que implica que actualmente hay cinco veces más papel moneda impreso que en ése entonces.

Durante ese periodo tan duro de la historia argentina, llegaron a imprimirse billetes de hasta 500 mil australes, debido a la incapacidad que presentaron los de 50 mil y los de 10 mil. El Gobierno nacional actual, por su parte, nunca aceptó la emisión de billetes superiores a los 100 pesos.

A estas irregularidades, se suman las contrataciones poco transparentes de las plantas emisoras de Chile y de Brasil, que fueron contratadas por el BCRA sin licitaciones internacionales mediantes. Los arreglos los hizo la titular de la Casa de la Moneda, Katya Daura, a través de acuerdos de carácter oficial.

Tanto las contrataciones, como la sobreimpersión, alejan a la Argentina de la «soberanía monetaria» que pretendió instaurar el Gobierno nacional.