Fipronil provocó la muerte de miles de abejas en Uruguay

Colmenas vecinas al Río Uruguay fueron diezmadas. Se sospechó de los agroquímicos, pero el causante del grave fenómeno fue un insecticida. En Uruguay está prohibido. En Argentina se lo consigue en Mercado Libre.

 

 

Autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca del Uruguay y de la Comisión de Desarrollo Apícola, anunciaron en la víspera que el uso del Fipronil –insecticida de amplio espectro que afecta el sistema nervioso central de los insectos– causó la mortandad de miles de abejas hace un mes en los departamentos de Paysandú y Salto, vecinos a Colón y Concordia.

El producto, prohibido en Uruguay desde el año 2009, fue lo que causó el envenenamiento de los insectos, y no la aplicación de agroquímicos como suponían en primera instancia los 16 apicultores que hicieron la denuncia, ante la pérdida de más de 1.800 colmenas, por un valor estimado de U$S 200.000.

El ingeniero agrónomo Federico Montes, director general de los Servicios Agrícolas, indicó que el Fipronil es un producto ilegal. “Acá no se produce, no se comercializa y no está; de dónde vino, serán cosas que tendremos que averiguar”.

Señaló que está todo dentro de un marco ilegal, “y es cometer un delito el matar colmenas. Me cuesta hasta pensar cuál es la idea de quién hizo esto y generó este problema”, subrayó.

En Argentina, una simple búsqueda en internet permite comprobar que insecticidas a base de Fipronil son ofrecidos en venta en portales de comercialización, como es el caso de Mercado Libre.

 

Fuente | El Telégrafo