Expulsaron a los socios de Rosario Central que hicieron el ataúd contra Macri

Además, preparan una denuncia penal contra el club y los socios involucrados. Y piden la clausura del estadio.

 

 

A la espera de saber cuál será la sanción de la AFA y de los organismos de seguridad por el hallazgo de cuatro ataúdes en la previa del partido contra Godoy Cruz, uno de ellos con el nombre del presidente de la Nación, Mauricio Macri, Rosario Central resolvió expulsar a los socios que idearon y confeccionaron los féretros de cartón.

En tanto, el ministerio de Seguridad de Santa Fe evalúa una inhabilitación por 10 años para ingresar a cualquier estadio del país. Y en la Dirección Nacional de Seguridad en el Fútbol, a cargo de Guillermo Madero, están preparando una denuncia penal por “amenazas e intimidación pública” contra el club y los cuatro socios “canallas” y el pedido de clausura del Gigante de Arroyito.

Las cámaras de seguridad mostraron los rostros de los cuatros socios que el viernes, en la sede del “Clubsito”, ubicada a cinco cuadras del estadio, ejecutaron el plan de los ataúdes. Con las imágenes en mano, la Comisión Directiva se reunió anoche para definir los pasos a seguir. Además de la expulsión de estos hinchas, se inició una “investigación interna para determinar las responsabilidades de los encargados de las subsedes donde se cometieron los hechos”. Los empleados señalados fueron separados de sus cargos hasta que se cierre el expediente.

En un comunicado de prensa, la dirigencia dio a conocer que “los presuntos involucrados en el hecho reconocieron el mismo”. No obstante, algunos directivos están convencidos que hay más responsables. En la mira aparece un grupo grande de hinchas que habitualmente se junta en el “Clubsito” y en el “Caribe Canalla”, otra sede, para organizar todo lo referido al “folclore” de los partidos.

Central ya sabe que, de mínima, sufrirá una clausura de su estadio. En las últimas horas se supo que Nación demandará penalmente al club y a las personas involucradas en el episodio. Hay una decisión tomada de bajar un mensaje contundente para que no se “desmadre” esta movida contra la figura del presidente que empezó con cánticos en varias tribunas en las canchas del fútbol argentino.