Estatales recibirán un cuarto reajuste salarial: 3% más bono de $ 2.000

El vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, abrió nuevamente la negociación con los sindicatos UPCN y ATE. Busca alejar a la CGT del quinto paro nacional que lanzarán los Moyano y sus aliados.

 

 

Con el objetivo de alejar a la CGT del quinto paro general contra la administración de Mauricio Macri, el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, ofreció a los sindicatos de trabajadores estatales una recomposición salarial de 3%, un bono por única vez de $ 2.000 y una suba de 13% en el presentismo.

La oferta buscar esmerilar la medida de fuerza que los Moyano y sus aliados planifican anunciar en breve. La fecha de la próxima huelga surgirá de las dos reuniones clave que se celebrarán esta semana, como anticipó ámbito.com. Una será el jueves entre los jefes del Fresimona y las regionales de la CGT en el Smata y otra de los líderes gremiales del transporte.

Fuentes oficiales confirmaron el ofrecimiento de Ibarra a Andrés Rodríguez, secretario general de UPCN quien ya la aceptó. La propuesta incluyó el reconocimiento de la licencia en el Estado por violencia de género. El “Centauro” es el virtual N° 3 de la central obrera, apenas por debajo de Héctor Daer y Carlos Acuña. Con Rodríguez como general adjunto, en la práctica, la CGT se sigue manejando con un triunvirato.

El estatal fue pionero en poner paños fríos a clamor por el quinto paro nacional. “Es relativa la realización de un paro porque en algunos casos hay planteos de que se pierden días de trabajo; igualmente, no lo descartamos, pero entrar en la discusión paro sí o paro no, es absurdo”, repeló antes de la masiva marcha del 4-A. Rodríguez, Gerardo Martínez y José Luis Lingeri maniobran en trío para frenar la avanzada del sindicalismo opositor en la previa a la campaña electoral.

En el Gabinete aclararon que el 3% y los $ 2.000 no forman parte de la negociación paritaria 2019. UPCN tiene acuerdo vigente hasta junio. En noviembre del año pasado lograron 10% para enero y febrero y el bono de fin de año de $ 5.000 para los más de 140.000 estatales. Ese convenio se alcanzó en la tercera reapertura de las negociaciones salariales entre el gremio y los funcionarios nacionales, de las que también participa ATE. Los de verde y blanco rechazan sistemáticamente cada convenio cerrado por sus pares de azul y blanco. Es más, mientras este acuerdo se cerraba en la sede de la Secretaría de Trabajo de Callao 114, afuera los delegados de ATE fueron desalojados a golpes por la policía.

La primera de las paritarias de UPCN comenzó a regir en junio, con un bono de $ 2.000 y un aumento del 15%, y luego se reabrió a finales de agosto con dos bonos, uno de $ 2.000 en octubre y otro de $ 4.000 en noviembre, más un aumento del presentismo del 15%. La firma que viene será la cuarta reapertura en un año. Si se concreta, acumularán 28% de incrementos y plus por $ 15.000.

“Somos conscientes de la pérdida del valor de nuestros salarios, producto de una inflación creciente y de un gobierno incapaz e ineficiente que poco y nada hace para contenerla”, justificaron desde UPCN en un comunicado.

La promesa a Rodríguez y la intención de desactivar la huelga se completan con el descongelamiento de los fondos adeudados a las obras sociales sindicales, a través del Decreto 251/2019. Por esta vía, los gremialistas recuperarían unos $ 13.000 millones en cuotas. Pero además, lograron la creación de la Agencia de Evaluación de Nuevas Tecnologías (Agnet), que reduciría los costos para las entidades por el fin de los amparos y reclamos judiciales en su contra. Los dirigentes refunfuñan porque asumen gastos extra para cumplir con la Programa Médico Obligatorio (PMO) a pacientes que no cubre el aporte mínimo, como los monotributistas.