En qué consiste PAIS, el impuesto “de emergencia” que regirá por cinco años

Establece una alícuota del 30% para la compra de dólares para atesoramiento, las compras en el exterior y de pasajes al exterior. La recaudación se destinará a la seguridad social y obras públicas.

 

 

El “megaproyecto” de ley enviado por el Gobierno al Congreso dispone la creación de un nuevo tributo, denominado “Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS)”, que regirá por cinco años y se establece “con carácter de emergencia”.

El impuesto se aplicará para la compra de billetes y divisas en moneda extranjera -incluidos cheques de viajero- para atesoramiento; y para el cambio de divisas efectuado por las entidades financieras por cuenta y orden del adquirente locatario o prestatario destinadas al pago de la adquisición de bienes o prestaciones y locaciones de servicios efectuadas en el exterior, que se cancelen mediante la utilización de tarjetas de crédito, de compra y débito.

También será para las compras efectuadas a través de portales o sitios virtuales y/o cualquier otra modalidad por la cual las operaciones se perfeccionen, mediante compras a distancia, en moneda extranjera; y el cambio de divisas efectuado por las entidades financieras destinadas al pago, por cuenta y orden del contratante residente en el país de servicios prestados por sujetos no residentes en el país, que se cancelen mediante la utilización de tarjetas de crédito, de compra y de débito.

Además, se impone este impuesto para la adquisición de servicios en el exterior contratados a través de agencias de viajes y turismo -mayoristas y/o minoristas-, del país; y la adquisición de servicios de transporte terrestre, aéreo y por vía acuática, de pasajeros con destino fuera del país.

Quedan exentos del impuesto PAIS los gastos referidos a las prestaciones médicas, la compra de medicamentos, la compra de libros en cualquier formato, plataformas educativas y proyectos de investigación.

En todos los casos se aplicará la alícuota del 30% sobre el importe total de cada operación alcanzada; excepto en el caso de los pasajes al exterior, en los cuales se aplicará sobre el precio, neto de impuestos y tasas.

El proyecto prevé facultar al Poder Ejecutivo para incorporar nuevas operaciones al listado; reducir la alícuota prevista, “en la medida en que se hayan morigerado las causas que motivan la emisión de la presente ley, y restituirlas en su caso”; y suspender temporalmente la aplicación del tributo, entre otras.

En cuanto a la recaudación, el 70% estará destinado al “financiamiento de los programas a cargo de la Administración Nacional de la Seguridad Social”, mientras que el 30% restante será para “solventar obras de infraestructura económica y vivienda social, financiar el fideicomiso RENABAP y fomentar el desarrollo del turismo local”.