El sugestivo olvido de las piedras en la Plaza del Congreso

Llamativamente en las cercanías del palacio legislativo se hallaron algunas montañas de escombros, previo a la movilización que terminó con un fuerte enfrentamiento entre manifestantes y policías.

 

 

Varios medios y dirigentes políticos advirtieron que en las cercanías del Congreso llamativamente aparecieron bolsas con piedras, previo a lo que se esperaba que sea una multitudinaria marcha en rechazo del Presupuesto.

“Si uno fuese mal pensado crecería que los servicios pusieron piedras en el perímetro del Congreso para armar quilombo y luego reprimir. Pero bueno, hay que ser mal pensado”, escribió en su cuenta de Twitter, el legislador de izquierda, Gabriel Solano, sobre el llamativo olvido de las piedras.

Asimismo, el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez, titular de una de las principales organizaciones sociales que ayer y hoy se movilizaron en contra del rechazo, también advirtió de las bolsas con piedras y aseguró que no había “ningún motivo” para que estén ahí.

 

 

El periodista de C5N, Alejandro Bercovich, denunció en su programa de anoche sobre los cascotes. “Mañana hay una sesión clave en el Congreso por el Presupuesto. Hay también convocada una marcha enfrente contra el ajuste. ¿Todos estos escombros sueltos alrededor aparecieron hoy por casualidad o alguien los dejó a mano de los manifestantes para que se arme bardo?”, cuestionó el economista sobre la llamativa aparición.

Incidentes

La aparición de los escombros tomaron mayor repercusión hoy, tras los incidentes en medio de la manifestación. Mientras los legisladores discutían en el recinto el proyecto de presupuesto, algunas personas encapuchadas comenzaron a arrojar las piedras, y la policía respondió con balas de gomas y gases lacrimógenos.

La batalla campal de las calles se trasladó también al recinto, donde los legisladores comenzaron a insultarse, incluso hubo manotazos, entre los diputados del oficialismo y quienes querían levantar el debate.

En plena batalla campal en la calle, algunos legisladores que salieron del recinto fueron agredidos con gases lacrimógenos y debieron ser atendidos en la enfermería.