El Gobierno posterga la suba del impuesto a las naftas para moderar la inflación

Ya insertado definitivamente en la campaña electoral, el Gobierno pretende amortiguar todas las subas de precios posibles y para ello suspendió la actualización automática trimestral del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y del Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC).

 

 

Se trata de un tributo que en lo que va del año ya aumentó un 11,8% y que en este caso, hubiera tenido una incidencia del 1,5% en el valor de los combustibles.

En rigor, la decisión solamente posterga un mes el alza y no evita el inminente ajuste en los surtidores que aplicarán las petroleras este fin de semana, como lo vienen haciendo cada principio de mes.

YPF sube las naftas otro 4% y le mete presión a la inflación de mayo

No obstante, la medida puede generar una leve reducción en la actualización que tenían pensada las compañías, que de todos modos vienen cuestionando que sus precios no han evolucionado a la par del dólar y la cotización del barril de crudo a nivel internacional.

Dujovne viene chocando muy seguido con el secretario de Energía Gustavo Lopetegui por este tema, que quedó de manifiesto en la regulación de los biocombustibles. En ese caso, Hacienda también frenó el alza que Energía había pactado con los productores azucareros, ya que alteraría el acuerdo con las petroleras de efectuar subas moderadas.

En consecuencia, se espera que en los primeros días de junio los surtidores tengan un ajuste de entre el 3% y el 4% que permita continuar el sendero descendente de la inflación que se vio en abril y se estima que se mantendrá en mayo, aunque no por mucha diferencia.

De concretarse, la nafta Súper pasaría a venderse a $43,7 en los surtidores de YPF, la Infinia a $50,40, el Diesel a $41,23 y el Diesel Infinia a $48,25. Sería el quinto aumento de la petrolera de bandera en lo que va del año, donde acumularía un alza del 18%.