El Director del Hospital de Nogoyá reveló detalles de la autopsia practicada a las nenas

Marcelo Ascúa, director del nosocomio, contó que con el primer caso se determinó que la muerte se produjo también por “un problema a nivel neurológico con un aumento de la presión intracraneana que determina una hemorragia cerebral, que da pie a un edema pulmonar y a un paro cardiorrespiratorio”.

 

Respecto de los síntomas con los que ingresó la niña el primer día del año, el profesional detalló que llegó a la guardia a la media tarde y se la derivó a la clínica donde había otros pacientes. “Fue atendida enseguida y, de golpe, hizo un pico de fiebre, entró en estado de coma. Los análisis habían dado relativamente normales. Se le estaba haciendo una placa cuando entró en coma y entre tres médicos no la pudieron sacar del paro”, contó a Radio La Voz.

En cuanto al segundo caso de la niña, Ascúa confirmó que también ingresó por un cuadro gastrointestinal. “Quedó Internada en Pediatría. Estaba respondiendo al tratamiento a diferencia de la primera, que al levantar fiebre no respondió al mismo. El pediatra la evaluó a medianoche y a las 3.40 lo llaman porque había empezado con un pico de fiebre. El médico llegó enseguida, la nena empezó a convulsionar, hizo un paro y falleció. Es decir, pasó algo totalmente inesperado, porque se hallaba estable”, detalló.

El caso levanta sospechas por las coincidencias de los síntomas y la zona donde viven. El profesional aclaró que ambas niñas vivían a una cuadra de distancia. De hecho, otros tres niños están internados en el Hospital San Roque de Paraná, tras ser derivados desde Nogoyá. Dos de los bebés son hermanos de la primera niña fallecida, por lo cual investigan si hay un foco de infección.

 

Fuente | Radio La Voz y Ahora