El ajuste de Vidal incluye despidos en los municipios PRO

Los intendentes oficialistas achican sus plantas de personal pero echando empleados. Pasa en Quilmes, Morón y Tres de Febrero. Responden al pedido de los gobiernos nacional y provincial.

 

 

El último mandato de la gobernadora María Eugenia Vidal a los intendentes bonaerenses de Cambiemos exige un ajuste de los gastos en sus administraciones. En Quilmes, Morón y Tres de Febrero el pedido se formalizó con despidos que afectan a la planta de trabajadores.

“El esfuerzo que hicieron los bonaerenses en estos dos años, ahora lo tiene que hacer la política”, lanzó un miembro de Gabinete bonaerense en el último foro de intendentes de Cambiemos desarrollado en Quilmes, donde se planteó la necesidad de que los jefes comunales oficialista obren con el ejemplo reduciendo el plantel de funcionarios. La demanda llegó junto con el pedido de adhesión al Régimen de Responsabilidad Fiscal, el mecanismo que garantizará el giro de recursos provinciales a las arcas municipales, siempre que cumplan con las pautas de ajuste digitadas por Vidal.

Sin embargo, en varios  distritos el “esfuerzo” comenzó con el achique de la planta de trabajadores. En Quilmes, Morón y Tres de Febrero los intendentes comenzaron el año 2018 hachando una gran cantidad de contratos.

“Tenemos bajas de contratos en Niñez y Adolescencia, Tránsito, en el Hospital Oller de Solano, en la guardería y en el sector de alumbrado público. Hasta ahora son alrededor de 400 los despedidos, pero no se descarta que al finalizar la semana se sumen más”, sintetizó ante Letra P Claudio Arévalo, secretario General de Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) Quilmes, distrito conducido por el cocinero Martiniano Molina.

En esa línea, remarcó que “no se trata de trabajadores tomados por esta gestión, sino de contratos basura que tienen una antigüedad de entre 6 y 10 años”.

Tras las notificaciones los servicios que prestan cada una de las áreas afectadas fueron suspendidos y los trabajadores permanecen en estado de asamblea hasta que se revierta la situación. En el hospital, por ejemplo, sólo se atienden urgencias.

En las notas giradas por el municipio a los trabajadores se explicaba que los contratos no se  renuevan por pedido del gobierno nacional y provincial. “Por medio de la presente se le notifica que a partir del día 01/01/2018 no se le será renovado el contrato laboral que usted poseía con la Municipalidad de Quilmes, por pedido de autoridades Nacionales y Provinciales respecto al personal contratado; por lo cual usted queda  eximido de sus prestaciones  laborales desde la fecha”.

La situación se repitió en el distrito conducido por el periodista Diego Valenzuela. “Hasta ahora fueron notificados alrededor de 250 trabajadores”, señaló a este portal Patricia Corzo, secretaria de Finanzas de ATE, quien sostuvo que las cesantías no sólo involucran a contratados, sino también personal de planta permanentes.

Si bien aclaró que el sindicato no tiene afiliados municipales, destacó que el “gremio es esencialmente combativo cuando se tiene que defender la fuente de trabajo”, por lo que este miércoles por la tarde convocaron a una asamblea para definir qué medidas se tomarán en respaldo a los trabajadores despedidos que, en principio, afectan a las áreas de Acción Social y salud.

El escenario se repitió en las últimas horas en Morón, donde ex esposo de la gobernadora, Ramiro Tagliaferro, también recortó el plantel de trabajadores.

En este distrito se denunció el despido de empleados que cumplían servicios en las áreas del Centro de Desarrollo Infantil, Niñez y Juventud, personal de la Casa de Abrigo para personas en situación de calle, y en las direcciones de Empleo, Políticas Ambientales, Higiene, Vialidad, Educación, Salud, entre otros sectores.

“Hasta ahora se efectivizaron alrededor de 100 despidos, entre otros yo, aunque se habla que serían 500”, indicó a este portal un trabajador que pidió la reserva de su identidad ante una posible reincorporación. En esa línea, sostuvo que los despidos no están atados al personal tomado por la actual gestión, sino que cumplen servicios desde hace más de dos años. “Son contratos de mucho tiempo atrás, yo por ejemplo trabajo desde hace 5 años”, aclaró.

En esa línea, señaló que la notificación se produjo en las últimas horas. “Me llamó mi director y me avisó que ya no iban a necesitar más de mi servicio”, indicó y agregó que está a las espera de las negociaciones que ATE o el Sindicato de Trabajadores Municipales pueden articular para frenar la decisión.

 

Fuente | Letra P