DROGAS EN MACIÁ | “Acá la droga, no discrimina clases sociales, pero existe salida” asegura el Licenciado Nicolás Segovia

De acuerdo a los últimos datos brindados por autoridades de salud y educación, el consumo de drogas ha experimentado un crecimiento alarmante en los últimos dos años. Casi en silencio, un grupo de profesionales jóvenes, interviene en cada caso asistiendo al adicto y a la familia. La terapia grupal como herramienta para recuperar al adicto. Una tarea titánica y estresante, donde las barreras de la negación pueden ser letales.

nico_1
Licenciado Nicolás Segovia

Nicolás Segovia, Licenciado en Psicología integra el grupo GIA. El, junto a otros profesionales se enfrentan cara a cara con el fantasma de las drogas y las adicciones. En los últimos meses han pasado por situaciones muy difíciles y dolorosas.

“Comenzamos implementando terapia por adicciones, al alcohol y al tabaquismo pero, con el tiempo nos dimos cuenta de en realidad se trataba de poli adicciones: tabaquismo, alcoholismo, marihuana y otras drogas” revela Nicolás. Según nos cuenta, la irrupción de estos componentes “nos obligó a ampliar nuestro margen de trabajo y ahora tenemos un grupo de alcoholismo y otras adicciones”.

El GIA está compuesto de tres profesionales en este momento. Marilina Palazzi, Fonoaudióloga; Adriana Frick, experta en adicciones y Nicolás. A pesar de ser pocos, intentan intervenir en todos los caso que se presentan.

El licenciado asegura que “la marihuana está instalada en la sociedad de Maciá, su consumo ha crecido muchísimo, muchísimo” y revela un dato alarmante poco difundido hasta ahora: “ha crecido en franjas de edades que va entre los 13 y los 15 años”.

marihuana_1
Marihuana

En un día de trabajo normal, dentro de lo poco normal que tiene esta problemática, Segovia dice que el GIA “interviene con los casos que llegan al hospital, nos avisan del ingreso de un paciente derivado por adicciones y nos ponemos en contacto directo con el paciente y la familia y le informamos que debe iniciar tratamiento, le hacemos saber que trabajamos en forma grupal y que la familia es un pilar fundamental de la recuperación”, desde ahí afirma “dependerá de ellos si desean asistir o no, nosotros les damos todas las opciones, aunque si no van en algunos caso se los busca con agente sanitario y si finalmente inician el tratamiento ya es un cambio” asegura.

Coincidente con la percepción que surge de muchos informes realizados por esta cuestión, Nicolás asevera que “la parte más difícil es asumir el problema, porque hasta que eso no pasa es imposible apuntar a la recuperación” y agrega “el primer paso es ese, asumir que una adicción, el prejuicio es decir que es un vicio o cuando muchos dicen la marihuana es para divertirse y abrir la mente pero yo lo manejo o yo dejo cuando quiero, es un discurso típico de los adictos”.

Algo similar ocurre en la familia de acuerdo a su conocimiento, “porque cuando pasan dos días de abstinencia te dicen no ya está todo bien, anda todo bien y empiezan a no apoyarlo más al paciente y a no insistirle para que siga yendo, cuando sabemos que la continuidad es fundamental para la recuperación” manifiesta.

En informes anteriores, justamente la coincidencia de muchos especialistas en esta problemática, es que la mayor responsabilidad les cabe a los padres, quienes deben recordar en todo momento que en tiempos en que el orden y el respeto de las normas que deben regir la buena convivencia social están tan devaluados, es el hogar el primer lugar donde se aprende a no transgredirlas y a defenderlas. Un concepto muy claro y contundente.

A tono con declaraciones anteriores, Segovia dice que al adicto hay que verlo “más que nada como una persona que necesita ayuda, porque se siente muy etigmatizada una persona que está en un problema de adicción y no encuentra la contención necesaria, siempre está el dedo acusador pero nadie que la escuche o que le ofrezca una solución, siempre hay que tratar de escucharla e intentar darle una mano y decirle que hay salida, porque de verdad es así, hay salida” insiste el profesional.

adicto_1
Foto ilustrativa

Otro de los aspectos es poder identificar las razones por las cuales muchos jóvenes caen en el círculo vicioso de las substancias. De acuerdo a lo que nos cuenta “a veces citan los problemas familiares, pero muchas veces la historia pasa por que se ha criado en ambientes donde había mucho consumo de alcohol” asevera, aunque teniendo en cuenta las experiencias vividas en Maciá “también el tema de las amistades empuja mucho, estar en un ambiente donde todos sus amigos consumen y le dicen dale anímate, no perdés nada, no es tan fácil para el adolescente manejar eso” según su óptica.

Acá, la droga, no discrimina clases sociales, en todas las clases hemos visto problemas” dice contunente Nicolás.

El trabajo del grupo GIA, uno de los pocos o casi el único activo en Maciá es muy valorado por los distintos establecimientos educativos de la ciudad y alrededores, donde el flagelo de las drogas y las adicciones ha pasado a ser tema central de charlas, ponencias y debates. En ese sentido Segovia dice que “quisimos romper un poco el molde y no hacer solamente charlas, buscamos darle otra modalidad, porque a veces los adolescentes durante una charla se aburren o no prestan atención, entonces la idea es escucharlos y ver qué proponen para que el tema interese”.

En este punto, es notoria la ausencia del estado local desde su parte social. Justamente el entramado donde se mueve y crece este flagelo es un poco desde allí. Jóvenes sin trabajo, en muchos casos fuera del sistema educativo, ociosos la mayor parte del día, es el caldo de cultivo casi perfecto para que este problema siga creciendo. No existe un plan que los convoque efectivamente a ser partícipes o protagonistas de algo, partiendo desde un estamento como un área específica de la juventud, cultura o similares.

Si, es digno de reconocer, el mantenimiento de las escuelas deportivas municipales, donde concurren muchos adolescentes y chicos que se mantienen activos, ocupados y contenidos y practicando algún deporte, una herramienta poderosa y efectiva en el combate de las adicciones. Lo mismo para las escuelas de los clubes, donde los chicos se forman, juegan, comparten y aprenden otros valores.

En el tramo final de la nota, el licenciado Nicolás Segovia dice que la familia “no debe caer en la culpa, que a veces juega un rol muy negativo, hay que asumir la situación y hablar con el adolecente y transmitirle que lo que se quiere es ayudarlo, no porque seas mal padre o mala madre ni porque quieras invalidarlo, sino porque lo querés” aconseja.

adiccion-en-mendoza
Foto ilustrativa

Igualmente asegura que el GIA está abierto a quien quiera acercarse “tenemos Facebook o nos pueden encontrar en el hospital o a mí personalmente, de lunes a viernes estoy”.

Por última y para situarnos en la realidad local de este 2016, algo que en su momento también reflejáramos en notas anteriores, dice que “la mayoría de las drogas están circulando, no he conocido pacientes de Maciá que consuman paco, sí que han venido de otras ciudades, igual que éxtasis, pero la mayoría de las drogas están presentes” finaliza.

El mensaje en esta nota está muy claro: es muy bueno y sano dejar de mentirnos de una vez por todas y tener el valor de mirar. El haber pisado el extremo en donde chicos, jóvenes, muy jóvenes, sin siquiera haber aprendido a vivir tuvieron que ser rescatados por sus progenitores casi en el último aliento, llevados a urgencias médicas y luego internados en profunda rehabilitación, es algo gravísimo, muy grave.

adiccionesfamilia_1

El camino  es no resignarse y combatirlo desde la educación y la fortaleza familiar. No hay otra salida. Estamos esperanzados que de ahora en más no seamos lo únicos que hablemos de este flagelo. Un silencio negador pero peligroso, muy peligroso en el cual están sumidos muchos de los pilares del futuro de nuestra sociedad. En Maciá, el “negocio” y la problemática se expanden. Ojos ciegos, bien abiertos.

PD: Felicitaciones a Nicolás y a todo el grupo GIA, por su tarea valiente y comprometida. Que no se detenga.

Redacción | Sebas Bodeman Día1Noticias 2016 | Nota La Mañana Integral