CUATREROS EMBARCADOS | Fueron sorpendidos por la policía

BRIGADAS

Personal de la Brigada Abigeato de Gualeguaychú, sorprendió a un cuatrero sobre la costa del Río Gualeguaychú, quien incursionaba en los establecimientos ganaderos para robar la hacienda.

La investigación siguió su curso en razón que el carneador aprehendido se sabía que no operaba solo, ya que el modus operandis es llevarlo en una canoa y luego de desembarcarlo, sus cómplices se retiraban para no levantar sospechas, volviendo cuando el más vaqueano con el cuchillo les avisaba vía celular que la carne estaba lista.

Así fue que los uniformados realizaron una larga recorrida peatonal por la ribera, desde el establecimiento donde ocurrió el hecho -zona Rincón del Gato- hasta que llegaron al sector de Paraje La Loma, donde en su orilla divisan varias embarcaciones, lo que hizo profundizar la búsqueda de elementos probatorios del abigeato, encontrando una canoa de madera revestida con chapa de cinco metros de largo, que tenía en su interior una lona de silo bolsa con manchas de sangre, mas pelaje similar al ganado vacuno, encontrándose ya sobre la costa restos de un bovino, lo que hizo presumir que era la embarcación utilizada por los delincuentes, que una vez localizados, por disposición fiscal, fueron trasladados a Jefatura Departamental Gualeguaychú para su identificación, procediéndose además al secuestro de la canoa por los indicios recogidos por el personal de criminalística y porque además carecía de documentación que acreditara su propiedad.

Operativo en islas de Victoria

brigadas_2

Por su parte, en un procedimiento efectuado por la Brigada Abigeato de Comisaría Tercera junto a la Brigada Especial Acuática, permitió detectar una vez más a cazadores furtivos foráneos, que ingresan a la provincia de manera ilegal y depredan animales silvestres.

Los uniformados detectaron la navegación sobre el Arroyo Paranacito de una embarcación con dos sujetos oriundos de Villa Constitución -Santa Fe-, quienes al ser apareados a simple vista demostraban ejercer una incursión de cacería prohibida, ya que la temporada de caza finalizómediados del mes de Agosto, independientemente que en zona de islas la caza deportiva está vedada durante todo el año.

Ante ello se procedió a desarmarlos por razones de seguridad, puesto que se les secuestro una escopeta calibre 16 mm de un caño marca Arca Sole modelo Invicta y otra escopeta calibre 12 mm también de un caño marca Arca Sole “sin numero de serie visible”, lo que demostraba claramente su clandestinidad, no solo por carecer de documental que avale su procedencia, sino que resulta imposible descifrar su verdadero origen.

Dichas armas fueron utilizadas para producir una matanza de animales salvajes, ya que llevaban dentro de la lancha con motor fuera de borda 40 HP, tres carpinchos -especie protegida por correr riesgo de entrar entre la fauna que está en extinción- y doce nutrias todas evisceradas.

En el procedimiento se comprobó además que no tenían en su poder documentación de las armas, ni licencia habilitante para desarrollar la actividad totalmente ilegal, asimismo se valieron de luz artificial para su ejecución, siendo esto un agravante ya que no está permitido por la indefensión del animal en la oscuridad, por lo tanto para finalizar los actuados contravencionales por la Ley 4841 se procedió al decomiso de los quince animales, que fueron posteriormente desnaturalizados.-