Crecieron las cuentas sueldo, pero bajó el salario real

cola_bnco

Las cuentas bancarias destinadas al pago de salarios pasaron de 7,2 millones, en junio 2014, a 8 millones en igual mes de 2015. Sin embargo, la inflación erosiona el valor de los ingresos.

En la Argentina, la cantidad de cuentas sueldo en los bancos, aquellas que los empleadores utilizan para pagar los salarios a sus trabajadores, trepó a 8 millones en junio de este año, contra las 7,2 millones de cuentas registradas en el mismo mes de 2014. Además, se observa una aceleración en el ritmo de la expansión de este tipo de cuentas bancarias, que pasaron de crecer 4,2% interanual, en junio de 2014, a 12,7% interanual en junio de este año.

Así lo indica un informe elaborado por el especialista, Joaquín Berro Madero, de la Fundación Mediterránea. El análisis advierte que, desde el punto de vista del volumen de montos acreditados en las cuentas sueldo en el período analizado, se registra que el aumento de la inflación continúa erosionando el ingreso de los empleados. “La brecha entre el sueldo promedio nominal sigue ampliándose en relación a la remuneración promedio real”, explica el autor del estudio.

El crecimiento de las cuentas sueldo, a pesar de sus limitaciones, es un indicador representativo de la evolución del trabajo formal, tanto público como privado. El informe remarca que las cuentas sueldo pasaron de promediar 7,15 millones en 2014 a promediar 7,5 millones en la actualidad. Esto significa un incremento de casi 427.000 cuentas más en doce meses.

El informe señala que la información de cuentas sueldo, publicada por el Banco Central (BCRA), permite calcular el salario promedio nominal acreditado para este conjunto de cuentas. “En este sentido, se observa que ha habido una significativa erosión del salario promedio nominal desde 2007, cuando la brecha entre el salario promedio nominal y el real comenzó a ampliarse con mayor intensidad. Esto quiere decir que el poder adquisitivo de los asalariados se ha mantenido prácticamente estable a causa de la inflación”, observa Berro Madero.

El avance de los precios

El salario promedio en la Argentina ha crecido en forma ininterrumpida desde $1.058, en junio de 2005, a $11.000 en junio de este año. Esto significa, según el estudio de la Fundación Mediterránea, que el ingreso promedio se multiplico casi 10,5 veces en términos nominales. “Sin embargo, si a ese salario promedio se le descuenta la inflación, que comenzó a dispararse en 2007, se obtiene un salario promedio cuya evolución ha sido mucho más pausada”, explica el autor.

Entre 2005 y 2009, el salario real acompañó, relativamente de cerca, la evolución del ingreso nominal. Sin embargo -segúnBerro Madero- a partir de 2009 la remuneración promedio en el país sufrió el embate de la inflación. “En 2009 se produce un cambio de trayectoria en la curva del salario nominal que comienza a crecer muy por encima del ritmo al que lo hace el ingreso real”, insiste el especialista.

Finalmente, el informe señala que las variaciones interanuales del salario promedio real pasaron de un terreno positivo entre 2005 y 2009, a moverse en un andarivel negativo de entre -5% y 10% en los años siguientes. “A pesar del repunte registrado en 2014 (+10% interanual), en 2015 el salario promedio real volvió a marcar guarismos cercanos a cero”, concluye el experto de la Fundación Mediterránea.