Con reconocimientos a Misael Pereyra, Juan Wetzel y Alberto Duré, Maciá rindió homenaje a veteranos y caídos en Malvinas

El acto se llevó a cabo en Plaza San Martín en el sector del monumento al soldado, donde las autoridades rindieron homenaje al Cabo Misael Pereyra e hicieron entrega de reconocimiento a los veteranos Juan Wetzel y Alberto Duré.

 

 

Encabezaron la ceremonia el Sr. Presidente Municipal Don Román Alexis Troncoso junto al Diputado Provincial Ricardo Troncoso y el Vicepresidente Municipal Lic. Dante Fornerón. Con la presencia de miembros del Concejo Deliberante de la ciudad de Maciá, funcionarios del ejecutivo local, autoridades policiales, eclesiásticas, educativas, veteranos de la Guerra de Malvinas, familiares, medios de comunicación y vecinos en general.

Las palabras de introducción reflejaron el momento particular que vive nuestro país respecto de Malvinas.La historia del hombre parece más una historia de las guerras que una historia del ser humano y su desarrollo. ¿Por qué? Si las guerras son tan terribles, si sólo traen dolor, muerte, separación familiar…, y, en cambio la paz es el triunfo de la vida, ese estado de justicia y solidaridad, donde se hace todo lo posible por construir un mundo mejor. Sin embargo, la humanidad no ha evitado la confrontación. Hoy se cumplen 37 AÑOS de la Guerra por la recuperación de las islas Malvinas, ocupadas ilegalmente por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Esta fecha es uno de los momentos más cercanos y dolorosos de nuestra historia actual, es por ello que deseamos recordar la experiencia de los jóvenes que participaron de la Guerra de Malvinas, desde el servicio de vocación demostrado hacia  nuestra patria.

El valor que demostraron nuestros soldados, al afrontar, no sólo las duras e injustas condiciones de la lucha armada, sino el resto de sus vidas, es justificativo más que suficiente para homenajearlos, compartir las experiencias de quienes regresaron y honrar la memoria de aquellos compatriotas caídos en combate”

 

 

Además se escucharon intervenciones alusivas a la fecha del Pastor Silvio Donat de la Iglesia Evangélica Luterana de nuestra ciudad y del Director de Prensa y Comunicación del Municipio, Lic. Germán Gatti.

Durante el acto, el Presidente Municipal, Román Troncoso junto al Vicepresidente Municipal Dante Fornerón hicieron entrega de plaquetas conmemorativas a veteranos y familiares de Juan Wetzel y Alberto Duré, además de a colocar la correspondiente ofrenda floral al pié del monumento y realizar junto a los presentes un minuto de silencio en memoria del Cabo Carlos Misael Pereyra y por los 649 efectivos argentinos que dejaron su vida en el conflicto de 1982.

Participaron banderas de ceremonia de distintos establecimientos educativos de la ciudad y final fue un grito de reivindicación y profundo sentimiento patriótico unido en un ¡Viva La Patria!

Semblanza del Cabo Misael Pereyra

Carlos Misael Pereyra Nació el 18 de diciembre de 1956 en la ciduad de Maciá y a los 4 años viajó a Concepción del Uruguay con su familia. Hijo de Antonio Misael Pereyra y Margarita Capurro, era el sexto de diez hermanos. Estudió en la Escuela N° 88 Buenos Aires pero terminó la primaria en el Colegio Don Bosco. Desde los 7 años ayudaba en la panadería de su familia y a los 14 comenzó a trabajar en ese rubro.

 

 

En octubre de 1977 ingresó al Escuadrón 6 de Gendarmería, donde hizo el curso de gendarme. El 18 de enero de 1978 nació su segundo hijo Marcos (que se incorporó a la Policía de Entre Ríos). Ese año fue destinado a Paso de los Libres, provincia de Corrientes. En 1980 fue trasladado a la Escuela de Suboficiales de Gendarmería en Jesús María, Córdoba. Estudió y se recibió de cabo, obteniendo el mejor promedio.

En 1981 lo trasladaron al Escuadrón 36 de Esquel, Chubut. El 27 de mayo de 1982 fue convocado y salió de su hogar hacia Comodoro Rivadavia. Dos días después llegó a Malvinas. Había volado en un avión al ras del mar, según contó él mismo por carta a su mujer. El 30 de mayo fue el bautismo de fuego de Gendarmería. Él iba en un helicóptero Puma llevando provisiones y armamento, salieron de Puerto Argentino y cuando sobrevolaban la península Fresinet, fueron alcanzados por un misil tierra-aire. El helicóptero –en el que viajaban 15 personas– perdió el control y luego logró aterrizar, pero al hacerlo murieron seis gendarmes, entre ellos Pereyra. La Gendarmería tuvo siete bajas durante el conflicto bélico.