Con gran expectativa por el discurso de Cristina, el Senado debate la autorización de los allanamientos

La Cámara alta sesiona desde las 14.22, luego de dos semanas en las que no se pudo avanzar para tratar el pedido del juez Claudio Bonadio. También se debatirá extinción de dominio, que llega al recinto sin acuerdo de las dos principales bancadas.

 

Tras dos intentos fallidos, se desarrolla la sesión especial del Senado para tratar el pedido del juez Claudio Bonadio, solicitando autorización para allanar propiedades de la expresidenta Cristina Kirchner en el marco de la causa de los “cuadernos de las coimas”, que involucra a numerosos exfuncionarios y empresarios.

La carta enviada por la senadora del FpV-PJ a Labor Parlamentaria, en la que aceptó los operativos en sus domicilios pero puso condiciones, destrabó la sesión que no había reunido quórum la semana pasada, cuando sólo faltó un legislador para reunir el número necesario.

SESIÓN EN VIVO

 

 

Se presume que la Cámara alta aprobará los allanamientos, pero los legisladores deberán definir cómo resuelven las exigencias que planteó este martes Cristina. Entre ellas, la exmandataria no quiere que haya cámaras de televisión en los procedimientos, y pretende elegir a un senador o senadora como veedor.

Al abrir el debate, el senador Ernesto Martínez (Pro) llamó a votar a favor para “prestigiar la buena política” y precisó que según la Ley de Fueros los legisladores gozan de “inmunidad de arresto y nada más que eso”. “Todos los senadores estamos sometidos a los procesos penales de principio a fin y a todas sus incidencias”, puntualizó el cordobés.

El presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera, aclaró que el Senado “no será responsable” si se filtran imágenes de los allanamientos, y pidió a Bonadio “cuidar la diligencia” y respetar las garantías que otorga el Código Procesal.

Desde el Frente para la Victoria-PJ llovieron críticas a Bonadio. Una de las más duras provino de la chaqueña María Inés Pilatti Vergara, quien le recomendó al magistrado: “Escanéate la cabeza, en una de esas te surge que te queda una neurona de sensatez republicana”.

Pilatti también dedicó un mensaje a sus excompañeros del bloque peronista: “Pueden tratar de justificar su accionar con la transparencia, con la anticorrupción, con querer quedar bien con las señoras gordas que se pronunciaban anoche frente al Congreso, pero ¿saben qué? En los barrios desde donde nosotros venimos eso se llama traición. Y de la traición no se vuelve”.

También por el kirchnerismo, la chubutense Nancy González expresó su preocupación respecto a “qué show van a inventar cuando terminen los allanamientos, para poder tapar la gran crisis económica que vivimos en nuestro país”.

“No escuché tampoco hablar a ninguno de ustedes del aumento de la pobreza desde que asumieron. Tampoco de los despidos en el sector público y privado, de los recortes de salud y de las jubilaciones”, se quejó González, vicepresidenta del bloque del Frente para la Victoria-PJ.

Por el bloque Justicialista, el formoseño José Mayans -cercano a Cristina- vinculó la causa de los “cuadernos de las coimas” al “64% de imagen negativa” que según él acumula el Gobierno. “En el momento que había un desplome muy fuerte del Gobierno salió este tema para contener la caída”, sugirió.

Mayans alertó que “no hubo sorteo” del juez de la causa y además señaló que a la exmandataria “se la declara culpable antes del proceso”.

Eduardo Costa fue uno de los senadores más enfáticos del oficialismo contra la corrupción kirchnerista. “En mi provincia fueron por todo, y se quedaron con todo”, disparó, y denunció “el mayor saqueo de recursos públicos que se ha hecho del Estado argentino”.

 

 

“Esto no es un show mediático, es la corrupción del gobierno kirchnerista. Llama la atención la manera obscena en la que lo han instrumentado, ha sido una política de Estado: comenzaron en 2003 y así siguieron hasta el último día”, enfatizó el santacruceño, que además mencionó con nombre y apellido a exfuncionarios y empresarios detenidos.

Cristina llegó al Congreso pasadas las 13.30, en medio de un enorme operativo de seguridad, aunque ingresó al recinto poco después de iniciada la sesión, cuando ya se había reunido quórum. Para ese entonces, ya estaban las primeras kirchneristas: Anabel Fernández Sagasti, Nancy González y María de los Angeles Sacnun. El bloque del Frente para la Victoria-PJ estuvo presente, a diferencia del anterior intento.

También estuvieron al inicio la rionegrina Magdalena Odarda, el puntano Adolfo Rodríguez Saá y el misionero Maurice Closs, que no asistieron la semana pasada. Los últimos en entrar al recinto fueron los senadores del bloque Justicialista, y lo hicieron todos juntos.

Luego de la votación sobre los allanamientos comenzará el debate sobre la ley de extinción de dominio, un tema en el que las principales bancadas no llegaron con un acuerdo. El despacho de mayoría, impulsado por el PJ que comanda Miguel Pichetto, contaría con el apoyo de otros bloques de la oposición, incluso el Frente para la Victoria-PJ, con el que ya se negociaron cambios al texto.

Sin embargo, si triunfara la iniciativa motorizada por el justicialismo, que Cambiemos rechaza entre otras cosas por no establecer la retroactividad -es decir, que sirva para recuperar los bienes o dinero de actos de corrupción pasados-, no logrará los dos tercios de los votos. De esta manera, cuando vuelva a Diputados, la Cámara podría insistir por mayoría simple con la versión original que aprobó hace dos años.