Cómo es el río Paraná paralelo que planean Macri y la Reina Máxima

Es una autopista navegable que interesó a los holandeses. Resistencia de Dietrich y los cordobeses.

 

 

Mauricio Macri quedó cautivado con una idea que da vueltas en Córdoba desde la época de Juan Bautista Alberdi y logró convencer a su amiga la reina Máxima de Holanda para que le financie al menos los estudios preliminares de una “autopista navegable”.

Se trata de la “hidrovía continental”, una suerte de río Paraná paralelo que está estudiando el Gobierno con la cooperación de Holanda, líder mundial en conocimientos de hidráulica.

Para estudiar la factibilidad de este proyecto, Macri firmó un convenio con Holanda en su última visita y la propia Zorreguieta se interiorizó al respecto. Los holandeses se comprometieron a pagar 150 mil euros para analizar esta idea y estudiar el “Proyecto Delta del Río Paraná”.

El Gobierno argentino, explicaron fuentes al tanto del convenio, sólo pagará los técnicos argentinos. Los holandeses ya enviaron dos misiones a analizar el proyecto y recibirán a autoridades argentinas este mes. De esto hablaron además los cancilleres de ambos países en la reunión de cancilleres del G20 que se desarrolló en Buenos Aires semanas atrás.

La comisión que se armó para analizar ambos proyectos se pronunciará en septiembre respecto a la factibilidad de ambos proyectos. Por el lado argentino, quien firmó el convenio y encabeza el proyecto es el secretario de Infraestructura y Política Hídrica del Ministerio del Interior. En tanto que por Holanda quien firmó el convenio fue Hendrik Willem Johan Ovink, enviado Especial del Reino de los Países Bajos en Asuntos Hídricos.

En cuanto al financiamiento de las potenciales obras, Macri firmó con los holandeses una carta de intención por parte del banco de desarrollo holandés (FMO) de ofrecer una línea de financiamiento de 2000 millones de Euros para proyectos de infraestructura estratégicos entre ambos países.

La hidrovía, que nunca fue estudiada con seriedad pese a que es una idea del siglo XIX, correría desde el centro del país hasta el Océano Atlántico. La traza propuesta parte del río segundo en la provincia de Córdoba, hasta Catriló en la provincia de la Pampa. En Catriiló se proyecta implementar un puerto seco con el objeto de conectar la hidrovía con el ferrocarril Ferroexpreso Pampeano al Puerto de Bahía Blanca.

Esta alternativa tiene una longitud de 635 km, en la que se presentan 2 obras de toma, una sobre el río Segundo (Arroyito, Córdoba) y otra sobre río Tercero (Bell Ville, Córdoba), dos puentes canal, sobre río Tercero y sobre río Cuarto (La Carlota, Córdoba), 3 puentes internos, en Arroyito – Córdoba, Realicó – La Pampa y Catriló – La Pampa. Además se deberán realizar 18 puentes de ferrocarril, 28 con rutas provinciales y nacionales y 112 caminos terciarios. En cuanto a las dimensiones, el canal proyectado fue predimensionado con un ancho de fondo de 23 metros, con 46m de ancho a la altura de quilla. La profundidad mínima es de 4 metros y la máxima de 5 metros. El canal permitirá transportar convoyes de dos barcazas con un remolcador, uno en cada sentido, siendo esto equivalente a 2260 toneladas de porte neto por convoy.

Detractores

Pese al respaldo de Holanda, el proyecto tiene detractores en Argentina. Los que se oponen son el ministerio de Transporte y los sectores involucrados en la hidrovía del Paraná que llega hasta Paraguay, puesto que creen que competiría con ese río.

En el Gobierno estiman que la hidrovía podría transportar en el futuro el 10% de los commodities que se exportan en el país.

En el Gobierno explican que el Paraná necesita millones de dólares al año en dragado y un canal artificial no requiere dragado porque no arrastra sedimentos como el río que arrastra sedimentos del Pilcomayo y el Bermejo. Por eso la hidrovía continental sería una fuerte amenaza: en el Gobierno estiman que podría transportar en el futuro el 10% de los commodities que se exportan en el país.

En tanto que en Córdoba también hay sectores que se toman con sorna la idea de una autopista de agua en medio del país.

Sin embargo, en el Gobierno explican que el estudio se centra, antes que en una autopista para barcos, en una cuestión climática, a partir del análisis hidrológico para la evaluación de los beneficios potenciales del uso alterno de los canales de navegación para mitigar las inundaciones en zonas aledañas, que según cálculos oficiales afectaron 5 millones de hectáreas en los últimos tiempos.

Recién el segundo aspecto del estudio analizará la implementación del transporte. En ambos casos, según fuentes del Gobierno, los holandeses creen que pueden avanzar ambos proyectos.

 

 

Fuente | LPO