CASO NISMAN | Fein enojada con los medios, irónica y sin dictamen

viviana_fein
Foto: LPO

La fiscal y Aníbal Fernández salieron a restarle importancia. «Nisman usó guantes y después de muerto se los sacó», ironizó Arroyo.

La fiscal del caso Nisman, Viviana Fein, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, coincidieron esta mañana en salir a relativizar la importancia de la pericia del arma que provocó la muerte del ex titular de la UFI AMIA.

Ese peritaje determinó que la Bersa calibre 22 que Diego Lagomarsino le entregó a Alberto Nisman deja rastros de pólvora, pese a que el fiscal no tenía restos en sus manos. El resultado de esa prueba pone aún más en duda la teoría del suicidio, sostenida por el Gobierno y rechazada por la familia de la víctima.

Según Fein, la pericia realizada por el Centro de Investigaciones Fiscales de Salta no se puede analizar «en forma aislada» de manera «categórica» y se debe «evaluar dentro de la totalidad del material probatorio de la causa». Además, dijo que los integrantes del CIF informaron que «no pueden aplicar esta certeza al hecho traído a estudio porque no pueden recrear ellos la situación (de la muerte de Nisman)».

«No podemos decir que se suicidó ni decir que lo asesinaron porque yo, para poder evaluar este resultado, (debo hacerlo) conforme al anticipo que me brindó Salta de que no lo pueden aplicar al hecho traído a estudio», enfatizó la fiscal en diálogo con radio La Red.

Fein también le apuntó a Arroyo Salgado y le pidió que aporte pruebas para sostener que Nisman fue asesinado. «Si los querellantes afirman por los medios con sus convicciones lo que consideran que es el tipo legal, el del homicidio, que traigan pruebas directas a la causa», afirmó. «No hay pruebas concluyentes y concretas» para asegurar que fue un homicidio, completó la fiscal.

Por su parte, para el Gobierno el peritaje es “un dato más” que no modifica el rumbo de la investigación. “Hay que mirarlo con mucho detenimiento, no dice exactamente nada”, afirmó Aníbal Fernández, quien agregó que “pareciera que no están dadas las condiciones para recrear la muerte en el baño ese”.

El apuro de la Casa Rosada y la fiscal por restarle importancia al peritaje se contrapone fuertemente a la posición de Arroyo Salgado, que esta mañana considero que es «una prueba concluyente y científica» y reiteró que su ex marido fue víctima de un «homicidio».

Salgado, quien volvió a criticar a la fiscal Fein, sostuvo que «en el 100 por ciento de los casos, el disparo de la Bersa calibre 22 con esa munición deja rastros en las manos de quien ejecutó el disparo», de acuerdo a lo que le explicaron expertos en balística días después de la muerte del fiscal. Por esa razón es que la querella insistió con nuevos peritajes: «pedimos en reiteradas ocasiones que se hiciera esta prueba y tuvimos que esperar ocho meses».

«Esto es acá y en la luna», expresó la magistrada en diálogo con radio Mitre, luego de que trascendiera la pericia sobre el arma del caso Nisman. «Tenemos muchas pruebas de que esto es un homicidio y casi ninguna de que fue un suicidio», agregó.

Frente al resultado de las pericias, la jueza federal de San Isidro se refirió irónicamente a la investigación de Fein. «Para la fiscal, Nisman se disparó con guantes, después de muerto se los sacó y los tiró por la ventana», ironizó.

Es por eso que Arroyo Salgado reclamó a la Corte Suprema de Justicia «que ponga las cosas en su lugar, hemos agotado todas las instancias anteriores».

Fuente: LPO