Aumento de Tasas: Estuvo bien aprobado?

DSC_0735

Finalmente en una extensa sesión, celebrada anoche en el recinto del H.C.D., quedó aprobada la actualización del Código Tributario Municipal, cuya principal novedad radica en un aumento de Tasas y Tributos del orden del 25 % en general, a excepción de la Zona B cuyo incremento será de 35%. Los nuevos montos se cargarán en las boletas que el contribuyente abonará en el mes de enero de nuevo año.

En los días previos a la mencionada sesión hubo algunas polémicas a raíz de algunos posicionamientos públicos respecto de esta arremetida del Ejecutivo Municipal que desde el año 2008 ha incrementado cerca de un 300% los valores contemplados en el código.

Todo se centró en la posición que cada uno de los bloques iba a adoptar, habida cuenta de lo sensible de la medida en un momento delicado para la economía provincial y nacional, sin contar el contexto climático que sufrió la ciudad, con muchos barrios bajo el agua otra vez. Se sobreentendía que el humor popular no estaba para aumentos de esta magnitud.

La estrategia presentada por cada uno de los bloques fue distinta, pero en caso de quienes bajo el nombre de Cambiemos internamente pertenecen a “Juntos Por Maciá” y por el otro lado el FPV, fue evitar que el proyecto se aprobara.

Juntos Por Maciá propuso que el valor porcentual sea del 12,5% y no del 25% como se pretendía. Es decir, se animó a presentar una idea diferente y pararse en la vereda de enfrente de que pretendía el PE, aunque su voto no haya sido por la negativa en concreto.

El FPV hizo referencia a todas las modificatorias legales a corregir en la norma y argumentó que dado el contexto anteriormente mencionado no eran viables aumentos, además de que realmente muy poco de lo recaudado iba a parar al bolsillo de los trabajadores de categorías más relegadas como siempre se prometía. Por ende en ambos casos votó por la negativa, logrando que las modificatorias legales sean aprobadas por unanimidad.

Al producirse un empate en la votación en particular, la definición quedó en manos del Presidente del HCD quien dio por aprobado el proyecto del Ejecutivo. Aunque en un determinado momento de la maratónica sesión, hubo serias dudas en si debía bajar el martillo o no. Confusión y casi bloopper.

Error en la estrategia o desconocimiento?

Ahora bien, si la idea era evitar este aumento, queda la duda de si hubo error de estrategia o desconocimiento de los reglamentos que rigen la práctica legislativa del HCD. Es decir: cuando el bloque de “JPM” propuso un proyecto con modificatorias se dio paso a las mociones, evitando así que se vote en general, lo que hubiese significado un rotundo 6 a 3 en contra del oficialismo.

Algunos concejales dicen que nunca hubo un llamado a votación en general, otro aseguran que si.

Lo cierto es que, al votarlo en particular quedó en la primera 3 por la original y 6 por la negativa. En la segunda moción quedó 3 por la modificatoria y 6 por la negativa. Técnicamente es un empate y al no prevalecer ninguna de las mociones se rechazan, dando paso a la votación del titular del cuerpo que se inclina obviamente por la original.
A prima fase es lo que sucedió. De todas maneras las interpretaciones de lo sucedido son distintas, dependiendo de quien lo analice y muchos pueden no estar de acuerdo con lo escrito.

Aun así, muy evidente que entre la oposición no hubo comunicación o estrategia conjunta, mucho menos acuerdo a la hora de presentar mociones o voto en conjunto. Al ir por separado claramente quedaron en desventaja si lo que se pretendía reiteramos era hacer caer el proyecto.

En esta prevalecieron los intereses del gobierno y las posiciones de cada bloque quedaron muy claras. Ahora será el bolsillo de la gente el que reciba el impacto.