Alcalde de Quebracho: “No podíamos prever” lo que pasó con Martín Bentancur

El pueblo no se recupera del asombro, luego de sufrir un episodio como no hubo otro igual en esa localidad

 

 

Mario Bandera, el alcalde de Quebracho, no sale del asombro al reparar en lo que sucedió en la localidad y se refirió a Martín Bentancur, el hombre que disparó y mató a su exsuegra y a Juan Carlos Oviedo, el policía que intentó detener la masacre el 28 de marzo. “Era un muchacho tranquilo y muy inteligente, que tenía una pareja (Valeria) y una hija, pero que tuvo un momento de extravío mental”, opinó Bandera en diálogo con El Observador, a pocas horas de conocida la noticia de que que un hombre apareciera muerto en la entrada de las Termas de Guaviyú y todo indicara que se trataba de Bentancur.

La Policía buscó a este hombre durante casi una semana, pero recién comenzaron a aparecer los primeros indicios este lunes, cuando se encontró una carta escrita presuntamente por Bentancur en la Escuela 75, en la que mostraba arrepentimiento por lo que había hecho.

Las dificultades en encontrarlo, creen las autoridades, se debía que el homicida contaba con la ayuda de un cómplice. Consultado al respecto, Bandera dijo que “es muy probable que tuviera ayuda”, y que ese convencimiento lo comparten muchos habitantes de Quebracho.

Según contó, Bentancur trabajaba en un comercio de artículos agropecuarios en esa localidad, era un empleado que “trabajaba bien” desde hacía un tiempo, y que lo que hizo después era totalmente impredecible. “No lo podíamos prever, y tampoco lo pueden creer muchas de la personas cercanas a él”, afirmó.

Y entre esas personas, sus dos padres, que eran vecinos de su hijo. Durante esta semana de incertidumbre sobre la ubicación de Bentancur, ellos “salieron poco” de su casa, contó Bandera, y fueron visitados por “familiares y amigos, que los contuvieron emocionalmente”.

Bandera no recuerda un antecedente de estas características en Quebracho, en donde la delincuencia, “aunque existe”, es casi inexistente.

 

Fuente | El Observador de Montevideo