Acá no, allá si: galgueros argentinos cruzan a Uruguay para participar de carreras

Cientos de galgueros argentinos cruzan al vecino país para participar de carreras. La ONG Proyecto Galgo Argentino está trabajando con legisladores uruguayos para que en aquel país también se prohíban.

 

 

A pesar de que en nuestro país las carreras de galgos están prohibidas, cada quince días cruzan al canódromo de Fray Bentos (Uruguay) decenas de argentinos con sus perros para participar de carreras que en el vecino país están permitidas, reglamentadas o se hacen gracias a un “vacío legal”. “Hecha la ley, hecha la trampa. En Argentina están prohibidas las carreras y los actos previos, pero los actos previos son tales sólo si la carrera se hace en el país. Si el delito se concreta en otra jurisdicción ya no se pueden sancionar”, comentó a la prensa Télam Andrea López, abogada integrante de Proyecto Galgo Argentina (PGA).

Proyecto Galgo Argentino fue la ONG que promovió para que el Congreso sancione la Ley 27.330 en 2016, que prohíbe las carreras de galgos, su promoción y organización en todo el territorio nacional. Las penas para quienes la transgredan varían entre cuatro meses en presión hasta cuatro años, y multas de 4.000 hasta 80.000 pesos. Sin embargo en Uruguay la carreras no están prohibidas.

El canódromo de Fray Bentos abrió a principios de febrero, y recibe galgueros de aquel país y muchos del nuestro. “Las actividades previas a las carreras se siguen haciendo en Argentina, aquí se organizan y promueven los próximas eventos, se crían y entrenan los perros y se les administran sustancias prohibidas“, denuncian desde la ONG proteccionista. “Lo más común es el famoso ‘maicito’, un polvo mezcla de arsénico y estricnina, que aumenta el metabolismo; también le inyectan vitamina Bsub12 con cocaína“, afirmó Inés Sánchez, de Proyecto Galgo Argentina.

Para evitar que la Ley 27.330 sea “burlada”, la ONG está trabajando con el legislador y veterinario uruguayo Gastón Cossia. “La llegada de cientos de argentinos al canódromo de Fray Bentos generó un gran impacto, aquí la actividad se desarrollaba de modo amateur y hay un desconocimiento generalizado sobre cómo afecta al bienestar del animal, por eso estamos trabajando para lograr un acuerdo por la vía diplomática”, sostuvo Cossia.

En Uruguay a raíz de la aprobación en Argentina de la Ley que prohíbe las carreras, se está trabajando en dos proyectos, uno presentado por el mismo Cossia en 2016 y otro al año siguiente por el diputado Walter Verri. “Tenemos dos líneas de trabajo, por un lado lograr la aprobación de la ley y, mientras tanto, un acuerdo de reciprocidad que garantice la aplicabilidad de la ley que consiguieron los movimientos argentinos. Acá en Uruguay no hay ningún control ni se hacen tests antidoping, a pesar de que en Argentina y otros países está comprobado que a los animales se les administran sustancias realmente nocivas“, afirma Cossia.

“La carrera es la punta del iceberg, antes hay una cadena de producción que se hace en Argentina y las distintas actuaciones policiales han comprobado que hay maltrato, pero no se pueden sancionar porque la carrera se hace en Uruguay”, concluyó el legislador uruguayo.

Fuente | El Federal